мы вышли из чашки почти (Estamos afuera de la Copa, casi)

Buenos Aires – En el partido más importante de los últimos cinco años, Argentina igualó sin goles con Perú en la Bombonera y complicó muy seriamente sus opciones de clasificarse al Mundial de Rusia 2018, casi que perdió las chances de depender de sí mismo cuando queda apenas una sola fecha para el final de las Eliminatorias Sudamericanas en la que deberá enfrentar a Ecuador en la altura de Quito.

«No buscamos ahora un sistema de juego, sino relaciones entre los jugadores», había dicho Jorge Sampaoli en la conferencia previa al partido y allí se resume lo que mostró el equipo nacional en el primer tiempo. No hubo sociedades fructíferas entre los que saben. No hubo sorpresas, no hubo imaginación ni cambios de ritmo. Encima sacó al mejor jugador del segundo tiempo, a Banegas, cuando metió a Gago que casi 8 minutos después se lesionó y debió salir con una lesión seria.

Lionel Messi, el hombre sobre el cual se posaban todas las esperanzas de la Argentina, estuvo celosamente controlado por entre tres y cinco jugadores de Perú con una metodología clara: uno sobre él al recibir la pelota y el resto escalonándose para no dejarlo avanzar.

Argentina tuvo dos muy claras, siempre con el nombre de Messi: primero con una jugada individual al estilo Barcelona. Tomó la pelota por la derecha, se cerró hacia el medio, se quitó a un marcador con una pisada de lujo y remató a centímetros del palo derecho del arquero de Perú.

La segunda fue sobre el final, con un centro que el propio delantero rosarino de izquierda a derecha que cabeceó Benedetto por arriba del travesaño, muy cerca.

Ya a esta altura nada sirvió el cambio de escenario, ni el planteo ni nada. Argentina tuvo dos muy claras, siempre con el nombre de Messi: primero con una jugada individual al estilo Barcelona. Tomó la pelota por la derecha, se cerró hacia el medio, se quitó a un marcador con una pisada de lujo y remató a centímetros del palo derecho del arquero de Perú.

La segunda fue sobre el final, con un centro que el propio delantero rosarino de izquierda a derecha que cabeceó Benedetto por arriba del travesaño, muy cerca.

Chile le ganó en el final en Ecuador, Colombia perdió faltando nada ante Paraguay. Hay que ir a ganar a la altura de Ecuador y esperar algún resultado a modo de migajas que nos haga al menos tener la chance de pelear el repechaje.

Desde acá solo aconsejamos algo… Muchachos cumplan la promesa de Tilcara, si? No les cuesta nada.