Gutiérrez apunta a «respetarnos» y a las «reuniones sociales» para evitar más contagios

El gobernador Omar Gutiérrez, tras recorrer las obras del Paseo del Limay en la capital neuquina, hizo referencia este lunes sobre la situación sanitaria que vive por estas horas nuestra provincia y subrayó la necesidad de extremar las precauciones. «Si se usa el barbijo y se respetan los dos metros de distancia, la probabilidad de contagio es cero», dijo, al tiempo que volvió a apuntar a las reuniones sociales como uno de los problemas a la hora de controlar la circulación del COVID-19.

Señaló que la provincia del Neuquén el índice de positividad desde el primer día estuvo en el orden del 13 o 15 por ciento. Tras recordar que el coronavirus es “un enemigo invisible, silencioso y traicionero” frente al que no podemos confiarnos, indicó que “el barbijo y los dos metros de distancia son fundamentales y llegaron para quedarse”.

“Si se usa el barbijo y se respetan los dos metros de distancia, la probabilidad de contagio es cero”, sostuvo el gobernador. “Es muy importante trabajar, pero no más reuniones en lugares cerrados”, dijo y agregó que “esto es lo que nos va a permitir seguir avanzando paso a paso”. Explicó, además, que un tercio de las ciudades de la provincia tiene circulación del virus y que en ellas vive más del 70% de la población. Sobre los centros de salud indicó que “hasta hace algunos días teníamos once camas COVID ocupadas y ayer teníamos 25”.

“Tenemos alrededor del 52 o 53 por ciento de las camas ocupadas; de 170 camas tenemos alrededor de 80 disponibles”. Señaló que aquellos vecinos y vecinas que salen para ir a trabajar deben cuidarse el doble no sólo por ellos y ellas, sino también por los sectores más vulnerables de la población.

Destacó además que “ahora estamos con un nivel de apertura del 95 por ciento”, ya que “salvo el turismo externo todas las actividades están habilitadas”, pero “a mayor actividad, mayor circulación y mayor cuidado”.

En ese sentido, felicitó “a todo el pueblo de Aluminé”, porque se ha conseguido expulsar al virus en 30 o 40 días. “El triunfo del pueblo de Aluminé, es fruto del comportamiento ejemplar”, consideró.

Deja un comentario

error: Contenido protegido ante copia