El Centro Cultural Cotesma amplía sus propuestas con una fuerte apuesta por los artistas locales

En los últimos meses han sido varias y diversas las iniciativas que salieron desde este espacio, brindando salas para que los artistas de nuestro pueblo puedan desarrollar sus proyectos y realizar sus presentaciones. De cara al futuro cercano, RSM charló con Luis De Lorenzo, jefe del Centro Cultural, quien nos habló del trabajo de mantenimiento realizado, los planes para los próximos meses y el protocolo para la futura reapertura del cine.

RSM: ¿Cómo se vio perfilada la organización del centro cultural a partir de la reapertura de actividades?

LDL: Desde que se reactivó la actividad incrementamos mucho la cantidad de talleres. Antes sosteníamos una cantidad básica porque solo contábamos con el espacio del SUM (Salón de usos múltiples), con talleres que hace muchos años se realizan en el Centro Cultural, como son los de teatro y ballet, y teníamos una franja horaria acotada al turno tarde, entonces la grilla quedaba reducida.

Ahora abrimos el turno mañana, para dividir los grupos de trabajo, por una cuestión de protocolos, y esto también nos dio una amplitud de horarios más grande para salir a convocar a artistas y talleristas. Agregamos la sala Gunther Blass, que antes solo se destinaba a conferencias o exposiciones, y que hoy en día se utiliza para talleres y recitales por streaming, que iniciaron con el ciclo “Viernes musicales en la Gunther” y luego se transformaron en los “Viernes culturales en la Gunther”, para dar la posibilidad a que se hagan todo tipo de presentaciones artísticas.

Hace poquito pudimos cerrar un convenio con Mu.Sa, la asociación de músicos de la ciudad, y destinamos los días lunes para que puedan realizar presentaciones musicales.

RSM: ¿Se hicieron refacciones en este último tiempo?

LDL: Sí, se hizo una inversión muy grande desde la cooperativa para realizar tareas de mantenimiento que eran muy necesarias, desde pintura lavable en el SUM, arreglo de pisos, alfombras, insonorización y aislación, una escalera exterior y reformas importantes en el teatro, con modificaciones que nos permiten tener esa sala habilitada.

En noviembre, la idea es pasar todas las presentaciones y estos dos ciclos al teatro Amancay, para aprovechar el espacio y el ambiente, que a los artistas les encanta.

RSM: ¿Y a futuro qué planes hay en agenda?

LDL: Estamos abiertos a recibir cualquier tipo de propuestas. La convocatoria que sacamos para noviembre se completó enseguida, generando presentaciones para los cuatro fines de semana del próximo mes e incluso una fecha en diciembre. Los artistas están con muchas ganas de tener espacio para sus espectáculos, adaptándose a las nuevas modalidades, con las gorras virtuales y demás.

En diciembre habitualmente tenemos las muestras de fin de año de las escuelas y talleres. Estamos recibiendo las consultas de cómo hacer y viendo formas de definirlo según las plataformas y métodos para generar algún tipo de venta de entrada anticipada y gorra virtual.

Nosotros trabajamos mucho con los artistas previamente, hacemos mucha campaña de difusión en redes, trabajo de prensa, y eso no se cobra. Siempre les pedimos que nos pasen toda la información y nosotros lo trabajamos desde adentro, con amor, porque nos sirve que el taller o el espectáculo funcione.

RSM: ¿Cómo ves la repercusión de estas actividades en la comunidad?

LDL: Yo creo que muy bien. Este es un centro cultural que mucha gente aprecia y reconoce, bancando todo lo que se hace por detrás de escena. Queremos que siga siendo de esa forma, por eso abrimos la convocatoria a todo lo que pueda llegar a venir y estamos más que dispuestos a organizarlo.

RSM: Pasando un poco en limpio las actividades, ¿cómo quedó la grilla semanal?

LDL: Los lunes está el ciclo de música co-organizado con Mu.Sa y los viernes las presentaciones del “viernes cultural de la Gunther”. Después tenemos, en diferentes horarios, 13 talleres presenciales, adecuados al protocolo vigente, que son de teatro, danza africana, Tai Chi, estiramiento, diseño de jardín, circo y danza, con espacio de ensayo, psicomotricidad, danza contemporánea y flamenco. Cada tallerista se encarga de armar los grupos según edades y niveles.

RSM: ¿Cómo es el proyecto del Rincón Literario?

LDL: Surgió de un tallerista que dejó unos libros y creímos que se los había olvidado. Cuando lo llamamos nos contó que los había dejado un alumno para que quien se los quisiera llevar, se lo llevara sin problemas. A partir de ahí pensé que podíamos hacerlo en general, recibir los libros, compartir, intercambiar y disfrutar.

La idea, por ahora, es incorporar libros para ir juntando una cantidad. Se desinfectan y se dejan guardados para que luego pueda generarse el intercambio. La convocatoria actual es alentarlos a que vengan a dejar libros y se toma nota para que, cuando se intercambie, sepamos que también estuvo aportando.

RSM: ¿Qué se sabe acerca de la reapertura de las salas de cine?

LDL: Mirá, justo la semana pasada decidimos sacar la cartelería para realizar tareas de mantenimiento y desde ese momento nos empezaron a llegar muchas consultas de gente preguntando si abríamos el cine. Hay muchas personas deseando que vuelva, pero todavía no tenemos expectativas de nada. La realidad es que hay protocolos presentados de todos los cines del país, que son alrededor de 700. Sin embargo, no hay forma de que se habiliten aún espacios de uso masivo.

RSM: ¿Los protocolos contemplan modificaciones en las salas?

LDL: Sí, se hicieron en base a eso. Algunas salas decidieron sacar butacas. Nosotros armamos el nuestro en coordinación con el jefe del hospital y la Secretaría de Cultura, con la idea de dejar una butaca de por medio entre cada espectador, tanto a los costados como atrás y adelante, para que estando sentado no tengas a nadie cerca.

El mayor problema que se contempla con la reapertura es económico. Los cines abrirían con la venta del 50% de la sala, pero, además, las distribuidoras no están entregando estrenos, por lo que proyectarían películas que ya fueron estrenadas y no se puede cobrar el mismo valor en la entrada. A eso se suman mayores gastos de personal, para realizar la desinfección y asegurar los protocolos.

Lo que se pide es que se mantenga el apoyo a los cines, que se tiene ahora desde gobierno, una vez que se efectúe la reapertura, para seguir sosteniendo estos gastos con el ingreso tan disminuido.

Por ahora no tenemos novedades, incluso hemos consultado al INCAA y ni ellos tienen una fecha puntual de reapertura, pero es un día a día.

RSM: ¿Se puede pensar al Autocine como una alternativa factible para San Martín?

LDL: El Autocine está buenísimo, es una gran alternativa para este momento porque es mínimo el contacto que se tiene con otras personas. Acá en San Martín nosotros tendríamos el lugar, la cooperativa tiene un espacio amplio disponible y hasta la pantalla sería factible de conseguir. El mayor problema es el proyector. El que nosotros tenemos es un proyector digital muy grande y pesado que no es trasladable. Le solicitamos uno al INCAA en comodato, pero no tienen ninguno disponible por el momento.

RSM: ¿Cuál crees que es el lugar del Centro cultural en nuestra comunidad, sobre todo en este contexto?

LDL: El Centro cultural es un lugar donde la gente  puede disfrutar de muchas actividades que antes fueron restringidas y que ahora, habiendo trabajado mucho en los protocolos, se pueden volver a hacer teniendo la tranquilidad de que se aplican todas las medidas necesarias para cuidarlos.

Deja un comentario

error: Contenido protegido ante copia