Con nuevos dueños y la misma esencia, reabrió sus puertas la cervecería Crux

La clásica cervecería sanmartinense había cerrado sus puertas a causa de la pandemia. Muchos meses después, y en temporada baja, volvió a recibir a residentes de la ciudad, algunos clientes de siempre, que volvieron a encontrar el ambiente, la atención, y los rincones de esta propuesta gastronómica montada en una de las casas históricas de la ciudad. Está ubicada en Av. San Martín 1291, en parte de los que fue la vivienda del Dr. Koessler, uno de los primeros médicos en la región.

Las míticas canillas de Crux siguen siendo las mismas, entre caños de escape y máquinas de coser, que representaban parte de la historias de los fundadores. También los rincones, algunos destinados a deportistas de montaña y otros a pescadores. Un buen punto de reunión entre amigos. Y por supuesto, la cerveza tirada en 10 canillas de los productores locales Lácar y Mükur, así como La Cruz, de Bariloche, ofreciendo distintos estilos, como Ipa, Apa, Ambar, Kolsch, Scottish, Golden y Stout, entre otros.

Desde la cocina salen propuestas de minutas, hamburguesas, pastas y una diversa variedad de pizzas. Pero también sándwiches y las clásicas opciones de papas fritas, donde sobresale precisamente la Crux, que vienen bañadas con salsa de queso, verdeo, panceta y ajíes dulces.

Para los nuevos dueños es un sueño cumplido. Y la respuesta de la gente, que se volcó nuevamente al espacio, llenando cada una de las noches desde su apertura, los motiva a seguir brindando lo mejor. La decisión de respetar la historia del lugar, su decoración, su servicio y su calidad cervecera fue sin duda un acierto a la hora de reabrir la cervecería. Por eso lo hace todos los días, desde las 19 hasta las dos de la mañana. Y los lunes, miércoles y jueves, de 19 a 20.30 saca un 2×1 para seguir celebrando este reencuentro.

Fotos: RSM

Deja un comentario