Víctimas del robo de un smart tv hicieron un descargo por el accionar policial

El pasado lunes 27 efectivos policiales realizaron un procedimiento que arrojó como resultado el secuestro de un televisor smart tv robado hace algunas semanas atrás. En la información suministrada a los medios por parte de la policía se explicó que «gracias a un trabajo investigativo llevado adelante por el personal policial con servicio en la Comisaría 23°» se logró dar con el aparato.

Sin embargo, las víctimas del robo escribieron una carta donde manifiestan su preocupación y enojo por el accionar policial y los resultados del mismo.

«Como ya es de público conocimiento, en las redes sociales, el día 27/06 del corriente año, se dio con el televisor que sustrajeron de nuestra de nuestra vivienda el día 15/06. Nosotros no nos quedamos conformes con el accionar, ni con el resultado. Por eso procedemos a redactar como fueron los hechos.

El día 15/06 salimos de nuestra vivienda, para ir a trabajar. Cuando volvimos, pasadas las 00 horas del 16, encontramos nuestra vivienda violentada. Llamamos de inmediato a la Comisaría 23°. El móvil llego unos 20 minutos después. Nos pidieron los datos y la explicación de cómo encontramos la casa. Nos comunicaron que luego vendría un móvil para realizar un acta. Cuando llega la otra patrulla no contaban con los elementos necesarios para el peritaje (no podían levantar huellas digitales. No tenían carga en el celular. Y no contaban con una lapicera para tomar los datos). Contamos nuevamente lo sucedido y dimos nuestros datos. Por la mañana fuimos a hacer la parte escrita a la Comisaría y habían extraviado algunos de los datos. Nos recomendaron que no cerremos las cuentas que estaban conectadas al televisor. El día 17/06 hubo actividad en una de las cuentas. Por nuestra parte buscamos la manera de ver los datos de quien la usó (no es sencillo buscarlo si uno no sabe). Por fin el 18/06 logramos dar con una dirección IP (dirección de internet). Esa misma tarde fuimos a la policía para ampliar la declaración. Recién ahí el caso fue a la policía de investigación. Después de más de una semana de insistir, con los datos que nosotros aportamos, nos dijeron que dieron con nuestro televisor. Al momento de ir a retirarlo nos dicen que la persona que lo tenía alegó haberlo comprado de buena fe, barato, para repararlo. Mientras hacíamos el papeleo de la entrega de la tv, lo encienden y comprobamos que estaba roto.

Si algo nos sorprendió desde el primer momento, fue el tiempo que se tomaron los chorros para desconectar todo con delicadeza. O sea, que la tele salió de nuestra casa en perfectas condiciones y días después se activó la cuenta. La duda es, en qué momento lo rompieron y quién fue. Porque de acá salió andando.

Hoy tengo una caja de plástico, que no nos sirve para nada y una sensación de que nos pisotearon de todos lados. Tanto el chorro que nos robó, el que compró el televisor y la policía con la que tendríamos que sentir seguridad. la sentimos en complicidad con estas personas.

Nos queda un sabor amargo de todo esto. No nos sentimos seguros. Vimos muchas fallas del accionar policial. Hoy tenemos en claro que los que pagamos los platos rotos somos los que nos levantamos todos los días para ir a trabajar.

Sentimos bronca e impotencia y deseo que nadie más pase por esta situación. No podemos sacar nada bueno de todo lo que nos pasó».

Deja un comentario