Orquesta Escuela de Los Andes: “Nuestro desafío es mantener vivo el deseo y la alegría de hacer música”

Captura del video que hizo la orquesta para el 25 de Mayo.

En contexto de pandemia, la educación entera se ha visto desafiada: las clases se han tenido que adaptar a la virtualidad en sistemas que no estaban preparados para funcionar de esa manera, con, por ejemplo, muchos hogares que no cuentan con conectividad. La Orquesta de Los Andes no es la excepción y a su actividad se suma otro desafío: la esencia del proyecto implica el encuentro musical en sincronía, cosa que no se puede generar desde la virtualidad.

Profes de la Orquesta.

“Hacemos juntadas de zoom cada 15 días, una con los más chicos y otra con los grandes. Pero, para lo musical, los encuentros virtuales no funcionan bien: aunque nos encantaría, en las juntadas de zoom no podemos tocar juntos, porque hay delay que hace que tocar en simultáneo sea imposible. Lo probamos de todas las maneras posibles, pero no resulta. Sí vamos escuchando de forma individual lo que va haciendo cada uno; estamos haciendo clases por teléfono”, explican profesores y profesoras de la Orquesta.

“La música tocada colectivamente tiene una magia que es muy especial, y es algo que no estamos pudiendo hacer ni siquiera desde lo virtual. No tenemos esa sincronía con el otro. Podemos grabar, pero ese momento de encuentro de tocar a la vez no sucede”.

“De todas formas, los encuentros que hacemos son momentos de encuentro muy lindos, nos ponemos muy felices de vernos entre todes, de poder conversar. También venimos armando videos, en donde cada uno se graba tocando y después ensamblamos todos los instrumentos”. Aquí el video que hicieron los y las estudiantes de la orquesta para el 25 de mayo.

Video hecho con dibujos de los chicos y las chicas de la Orquesta.

En el sentido de la conectividad, en la orquesta se plantea la misma dificultad que está teniendo todo el resto sistema educativo: «no todes tienen los mismos elementos tecnológicos para comunicarse: no todas las casas tienen un compu, ni conexión ni señal. Eso realmente nos preocupa”, expresan los y las docentes.

Una vez que la cuarentena se fue flexibilizando, los y las profes pudieron acercarse a las casas de los chicos y las chicas a llevarles materiales e insumos para que pudieran seguir tocando en sus hogares: “Les llevamos resina a quienes tocan el violín, y cuerdas, también cañas nuevas para los instrumentos de viento”.

“Entendemos que sostener actividades artísticas en este momento es importantísimo, porque hacen crecer una parte de las personas que es única y muy valiosa, el ser sensible. En esta situación, en la que estamos todes afectades desde lo afectivo, lo emocional, lo social y lo económico, poder sostener una actividad que alimente esa parte del ser es muy importante”.

“Para nosotros y nosotras como docentes ha sido todo un cambio y un desafío poder inventar y reinventar las actividades de la orquesta. Sostuvimos las reuniones semanales del equipo docente para pensar nuevas ideas, y en ese marco fue que surgió la campaña solidaria que llevamos a cabo, como una forma más de sostener este colectivo tan lindo que es la orquesta, que no está integrado solo por las y los profes y las infancias, sino también por las familias”.

“El mayor desafío es mantener viva la alegría y el deseo de tocar un instrumento. Ese deseo se fomenta mucho al tocar juntos, entonces mantenerlo en la soledad de las casas es más complicado, así que ese es nuestro desafío: mantener el deseo de tocar un instrumento y de volver a la orquesta a encontrarnos y tocar juntos”.

“Los y las profes extrañamos mucho el encuentro con los chicos, esa alegría que se produce en los ensayos es muy contagiosa, el encuentro con los niños y las niñas es muy lindo; extrañamos las risas, los abrazos, el juego, son momentos muy hermosos y nos dan muchas ganas de volverlos a tener”.

Deja un comentario

error: Contenido protegido ante copia