Nueve de cada diez casos de cáncer uterino se podrían prevenir con control ginecológico

El 26 de marzo de cada año, se conmemora el Día Mundial de la Prevención del Cáncer de Cuello Uterino. En el año 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) adoptó como meta para 2050 reducir más del 40% de los nuevos casos y evitar 5 millones de muertes. Es por eso que el cáncer de cuello de útero podría convertirse en la primera enfermedad oncológica en ser erradicada en la historia de la humanidad, ya que es evitable mediante la vacunación y la realización del Papanicolaou o el test del VPH.

Foto gentileza

Según la OMS el cáncer de cuello de útero es prevenible en el 93% de los casos a través de la vacunación contra el virus VPH y los controles ginecológicos periódicos que detectan las lesiones pre cancerosas. De hecho, a eso se comprometieron en 2020 los 194 países que integran la Organización Mundial de la Salud (OMS) al adoptar la Estrategia Mundial para Acelerar la Eliminación del Cáncer del Cuello Uterino.

En Argentina, el cáncer de útero registró 4.500 nuevos casos en 2018 y produjo 2.050 fallecimientos ese mismo año, según datos oficiales. 
 
Por su parte, Liga Argentina de Lucha contra el Cáncer (Lalcec), aseguró que, «en el caso de las lesiones pre cancerosas, la curación es del 100% siguiendo el tratamiento indicado» y agregaron que incluso «el carcinoma in situ, es decir, el que no da metástasis, es curable con cirugía». 
 
Por eso es fundamental: realizarse un PAP, un estudio sencillo que detecta lesiones en el cuello del útero y es indoloro. Si durante dos años seguidos da negativo, en el caso de la población de 25 a 29 años, se puede espaciar a tres años. Además, solicitar el test de VPH, que es gratuito y se realiza a las personas con útero entre los 30 y 64 años, en caso de resultar negativo se repite cada 5 años. Y por último, aplicar en niños y niñas de 11 años la vacuna contra el VPH que está dentro del Calendario Nacional y es obligatoria. 

Deja un comentario