Profunda interpelación al Secretario de Gobierno

Foto: RSM

Foto: RSM

En una extensa interpelación realizada al Secretario de Gobierno, Guillermo Carnaghi, los concejales indagaron al funcionario sobre su accionar como empresario local junto a otros privados que establecieron un espacio de entrega de equipos de esquí, a través de un acuerdo con la comunidad Curruhuinca, en el Cerro Chapelco.

En sus primera respuesta, Guillermo Carnaghi, explicó la manera en al que, después de muchos años de prestar ese servicio llegaron a la situación actual. En su relato hizo referencia a los inicio de la empresa Nieves del Chapelco y a la postura monopólica que buscaba alcanzar.

«En el 2010, la empresa (Nieves del Chapelco) hace una presentación ante el gobierno municipal diciendo que tiene la exclusividad de la actividad de gastronomía y servicios de alquiler de esquí, por lo cual entendía que se hacía un competencia desleal desde los rentals del pueblo. Esta situación (la entrega de equipo en el cerro por parte de los rentals del pueblo) ya estaba cuando la empresa asume la concesión. Aduciendo la competencia desleal generó una serie de acciones y entre ellas derivaron en estas inspecciones, que antes no se habían realizado. Hace 38 años que realizo las misma actividad, con el mismo centro de esquí y distintos operadores.
En el caso nuestro, la empresa hizo el planteo ante el CASMA, con quién nosotros habíamos acordado utilizar su edificio para la entrega de Equipo. Lo presionó para que no den servicios de guarda esquí porque de lo contrario se le iban a retirar las facilidades con los pases que tenían los clubes locales. Tiene la empresa una actitud monopólica porque, como ha generado esta situación con los rentals del pueblo, también la ha generado con los empresarios gastronómicos.
Ante esta situación la empresa Austria hace un acuerdo con la comunidad Curruhuinca, e instala, donde antiguamente estaba el edificio del CASMA, su guardería y entrega de esquí.
En ese mismo período, también restringen la posibilidad de entrega de equipos en la playa de estacionamiento.
Asimismo, hasta este año la empresa no tenía en claro cual era el área de concesión. La empresa le solicita a la provincia que defina cuál es el límite de la playa de estacionamiento y establece que es hasta donde comienzan los límites de la Comunidad Curruhuinca.
Es decir que para el municipio hasta julio de este año había dudas dónde era el área de concesión.
En función de esta situación, nosotros, y hablo en nombre de los rentals, hicimos un acuerdo con la comunidad Curruhuinca para instalar vehículos para la entrega de los equipos en el cerro. Inicié las gestiones para hacer el traslado de vehículos y la ordenanza de delivery exige que los titulares tenga el vehículo a su nombre, y yo no lo tenía. Es decir que siempre estuvimos fuera del área de concesión tratando de seguir dando el servicio como lo hicimos desde hace años.
En abril se amplía la oferta de la comunidad para hacer instalaciones, como se había hecho con Austria, con un modelo de construcción octogonal, lo que llaman las Rucas.
Esto es lo que hicimos todos los rentals de San Martín de los Andes, en el mismo lugar donde antes teníamos los trailers, en mi caso compartido con Aquaterra construimos las Rucas, que son propiedad de la comunidad Curruhuinca, que es quien debe presentar los planos. Esta es la situación. No hubo en ningún momento voluntad de evitar presentar planos, ni si correspondiese como guarda esquí, presentar un anexo a la habilitación correspondiente.
Ante la definición del área de concesión el municipio estaba inhabilitado para recibir planos. En ningún momento hubo un beneficio particular a partir de mi situación como Secretario de Gobierno, ni tampoco hubo intención de evitar las normas.»

Emilia Otharán le preguntó si creía que los otros rentals hubieran hecho la inversión si no contaran dentro del grupo con un funcionario que conocía las normativas y las negociaciones con la comunidad Curruhuinca.
A esa pregunta, el Secretario de Gobierno respondió que sí, porque de hecho la empresa Austria lo hizo en el año 2010 cuando él no era ni secretario de gobierno, ni concejal. Agregó: «La respuesta sobre lo que hubieran hecho los otros rentals no la tengo que dar yo, si no los otros rentals, a los que se los puede convocar.»

Por otra parte Natalia Bruno le preguntó por qué siguió realizando las actividades sin el anexo de la habilitación comercial, a lo que el Secretario de Gobierno respondió que el IJAN le comunicó al ejecutivo municipal que se abstuviera de emitir las habilitaciones en el área de concesión, y que si bien hay una orden de demoler las Rucas, también hay una apelación de la Comunidad Curruhuinca que tiene que resolver el Tribunal Superior de Justicia.

Con relación a su participación de la Mesa Intercultural, aseguró que desde el Concejo Deliberante dejó su lugar en la mesa, y manifestó que se dio cuenta que no tenía que haber participado desde el principio, pero que igualmente esto no hubiera cambiado nada.

La intervención del concejal Saloniti fue la que mostró mayor aspereza. Le cuestionó la decisión de mantener su negocio mientras ejercía, diciendo que «no se puede estar en los dos lados». Se refirió a la situación como una Incompatibilidad de funcionario público. «Usted participaba de las reuniones con la comunidad Curruhuinca y con los empresarios y después charlaba con nosotros sobre la interculturalidad», le señaló.
Carnaghi le reprochó haber sugerido en los medios, que la interpelación era el inicio de lo que el concejal quería continuar con una causa legal. Continuó el Secretario diciendo: «Yo asumo el riesgo de venir a declarar porque no caí en una incompatibilidad.»