Una diputada de Cambiemos presentó proyecto para terminar con las vacunas obligatorias

Buenos Aires – Es legisladora nacional de Cambiemos por la provincia de Buenos Aires y pretende que los adultos puedan optar por no vacunar a los menores. Mirá lo que dice la polémica iniciativa.

La diputada nacional por la provincia de Buenos Aires Paula Urroz es allegada a la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, pertenece a Cambiemos, y presentó un proyecto de ley que generó una fuerte polémica. Pretende que no sean obligatorias las vacunas para menores de edad.

El proyecto de ley presentado por la diputada macrista remarca que un adulto a cargo de un menor puede desistir de las vacunar al chico, después de informarse sobre «los riesgos de las vacunas».

«Las personas que sean pasibles de vacunación obligatoria u opcional y quienes sean responsables por la vacuna que reciba un menor a su cargo deberán recibir previamente una información fehaciente acerca de los riesgos que la inoculación de la vacuna en cuestión implica, posibilitando la aceptación o no aceptación de ese acto médico, en cumplimiento del DERECHO al CONSENTIMIENTO INFORMADO establecido en el Capítulo III de la Ley 26.529», sentencia Urroz en su propuesta.

La ministra de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Zulma Ortiz, publicó ayer una serie de tuits en la misma línea, en claro rechazo al proyecto de Urroz, de su mismo distrito y partido político. «Según UNICEF las vacunas salvan la vida de 2 a 3 millones de niños por año. Ser vacunado o no puede marcar la diferencia entre vida y muerte», escribió la funcionaria. Este mediodía, el Ministerio de Salud de la Provincia emitió un comunicado en el que afirma defiende la vacunación como “una intervención sanitaria preventiva mediante la cual podemos proteger a las personas de enfermedades muy graves, muchas de las cuales los padres hoy en día no conocen ni han podido ver sus efectos y secuelas debido a que la población ya está vacunada”. Y cuestiona que se ponga en duda la vacunación, porque «el resultado de la indecisión es aumentar innecesariamente el periodo de exposición al riesgo de contraer una enfermedad prevenible».

También las sociedades médicas salieron a coro en contra de esta iniciativa. “La vacunación, luego de la potabilización del agua, es el hito sanitario que más vidas ha salvado en el mundo a lo largo de la historia de la humanidad”, afirma, sin vueltas, un comunicado conjunto de la Sociedad Argentina de Inmunología, la Sociedad Argentina de Infectología y la Fundación Huésped.

En la misma línea se expresó la Sociedad Argentina de Pediatría, que aseguró que “la prevención es el acto de mayor impacto en la salud pública” y destacó que los programas de vacunación “son una herramienta de equidad, porque llegan a todos los niños de distintos estratos sociales” y son también “un elemento de solidaridad, porque cuando un individuo se vacuna, reduce el riesgo para quienes interactúan con él”.