Kiosco narco frente a la escuela primaria Nº190 de Neuquén

Neuquén.- Se había instalado frente a la Escuela Primaria Número 190 a la cual asisten alrededor de 700 estudiantes un kiosco narco que por día comercializaba unas 200 dosis de cocaína y marihuana. El negocio recaudaba por día un piso de 80 mil pesos.

Hace un mes se habían iniciado las investigaciones que fueron supervisadas por el fiscal federal José María Darquier, quien se encuentra trabajando intensamente en el narcomenudeo.

Efectivos de civil de la Dirección Antinarcóticos se infiltraron en la zona para hacer tareas de seguimiento. La Escuela y el kiosco narco están ubicados sobre calle Casimiro Gómez, en la zona limítrofe de dos populares barriadas como son San Lorenzo y el sector Atahualpa de Gran Neuquén.

Cientos de niños y jóvenes se convirtieron en clientes habituales del kiosco narco que vio en esta actividad un negocio redituable.

Una vez que se realizó el relevamiento y se obtuvieron pruebas mediante fotos y filmaciones, se solicitó a la Justicia Federal la orden para allanar. Fue así que el jueves pasado a las 22:00 irrumpieron en la vivienda. El brechero, agente especializado para el ingreso a las viviendas, no tuvo mayores obstáculos a la hora de abrir el portón y se logró llevar adelante la medida con tranquilidad.

Durante el tiempo que duró el allanamiento, se hicieron presentes en el lugar una decena de jóvenes que acudían a comprar droga. Todos tenían como mínimo unos 1000 pesos.

De acuerdo con la investigación, el kiosco narco comercializaba unas 200 dosis de droga diarias, a unos 500 pesos.

En el lugar secuestraron un arma automática, municiones, una balanza digital para el armado de las dosis de droga que comercializaban, además de 179 gramos de cocaína y 254 gramos de marihuana, todo listo para ser comercializado, y 48.000 pesos en efectivo proveniente de la venta.

Los pesquisas detuvieron en la casa a cuatro personas que fueron puestas a disposición de la Justicia Federal y quedaron incomunicadas hasta que sean indagadas.

Fuente:La Mañana de Neuquén