Adultos mayores reclaman mayor contención familiar

San Martín de los Andes – El Consejo de Adultos Mayores de nuestra ciudad llevó un pedido concreto a los concejales: trabajar para lograr mayor contención e integración dentro del ámbito familiar.

Los concejales que se reunieron con los representantes del Consejo y que deben participar de la reunión mensual coinciden en que las necesidades de los adultos mayores se orientan a modificar una mirada cultural que los excluye de los ámbitos de pertenencia en el seno familiar.

Más que la situación de calle, que involucra a pocas personas que tienen en común un problema de adicción, la convivencia familiar es el mayor obstáculo para transitar con plenitud la vejez.

El concejal Rodolfo Manson, que participa periódicamente de las reuniones del Consejo de Adultos Mayores, rescata de los pedidos, la necesidad de que el Estado participe fortaleciendo la integración familiar. «Desde el Concejo Deliberante tenemos que trabajar en adecuar todas las normas para considerar las falencias que deben experimentar los adultos mayores de nuestra ciudad». «El Club de Día, que desde febrero del 2013 funciona en la Junta Vecinal de El Molino, financiado por PAMI y la municipalidad, brinda un espacio de participación amplio con variadas actividades diurnas. Sin embargo, el principal reclamo está en las carencias dentro del seno familiar», explicó el Concejal.

Por otra parte, tanto la intendenta municipal, Brunilda Rebolledo, como la secretaria de Desarrollo Social, Natalia Vita, coincidieron con esta apreciación. Vita explicó que justamente, la tendencia que se observa a partir de la necesidad de contención, es la de favorecer la inclusión de los adulto mayores en la vida social. En este sentido, se considera el ámbito familiar, como el mejor espacio de contención.
«La institucionalización, en un espacio común, termina siendo desfavorable para la persona, porque no se puede atender a la particularidad».

Encargada de espacios como el Comedor Rodhe, la secretaria de Desarrollo Social concuerda con la noción de que la situación de calle no es una característica de los adultos mayores, sino una problemática que siempre está atravesada por algún tipo de adicción.