Beneficios del Kefir y una receta de Kiako the Cook para prepararlo

El kéfir es un producto con unas características bastante extravagantes. En primer lugar no hay manera de comprarlo. Es cierto que se venden ciertos “sucedáneos” pero el verdadero kéfir, ya sea de leche o de agua, que es el que verdaderamente tiene propiedades probióticas interesantes, requiere una elaboración artesanal que no soporta los procedimientos industriales.
Existen dos tipos de kéfir, el de agua y el de leche. De hecho, existe una tercera opción, el kéfir de té o kombucha, pero este tipo tiene características distintas. El kéfir de agua y el kéfir de leche contienen la misma microflora, sólo que los medios en los que se desarrolla son distintos. El kéfir de leche es más popular, quizá porque por su textura y sabor son más parecidos al yogur. En cambio el kéfir de agua ofrece más propiedades y es más fácil de mantener, ya que el mejor kéfir de leche requiere leche cruda, que es bastante complicada de encontrar hoy en día. En cambio el kéfir de agua no tiene la complicación de las alergias o intolerancias y para elaborarlo simplemente necesitaremos agua sin cloro como medio.

Propiedades del kéfir de agua

De manera general, el kéfir de agua se recomienda cuando se sufre de:

Mala digestión
Enfermedades gastrointestinales
Debilidad del sistema inmunológico
Problemas de la piel
Enfermedades inflamatorias
Prevención del cáncer
Hipertensión arterial
Estreñimiento
Asma
Artritis
Úlceras
Algunos estudios científicos sobre el kéfir

El kéfir de agua combina una serie de familias de bacterias y levaduras cuyo metabolismo es muy beneficioso para el organismo. Existen muchos estudios al respecto, una mínima investigación te lo confirmará, pero a modo de referencia te resumimos algunos de ellos:


Salud gastrointestinal

Numerosos estudios sobre el efecto del kéfir en gastroenteritis, diarreas infantiles o procesos inflamatorios gastrointestinales, como el realizado por el equipo del Dr. J.M Schneedorf y publicado en Inflammofharmacology en 2005, aseguran que la inflamación se reduce hasta un 44% gracias a sus efectos probióticos. Es decir, ayuda a mantener la flora intestinal.

Propiedades antibióticas

Hay muchos estudios al respecto pero uno en concreto, el realizado en la Universidad Federal de Minas Gerais (Brasil), señalaba que las heridas infectadas con Staphylococcus aureus se curaban antes con el kéfir que con un antibiótico convencional.

Sistema inmunológico

Diversos estudios en Argentina y Canadá en 2005 señalan que productos de kéfir (tanto artesanales como industriales) estimulan considerablemente el sistema inmunológico, tanto con respecto al cáncer como en la lucha frente a patógenos intracelulares.

Anticancerígeno

Como referencia, uno de los los muchos estudios que existen al respecto, el realizado en el año 2000 por el equipo del doctor N. Furukawa, resaltó claramente los efectos antimetástasis del kéfir en el cáncer de pulmón.

Enfermedades de la pie

El kéfir parece ser de gran ayuda en caso de sufrir enfermedades de la piel o de tipo alérgico y asma. Por ejemplo, un estudio realizado en el año 2000 en la Universidad de Hokkaido en Japón, comprobó los efectos del kéfir en ratones alérgicos con un resultado de un 43% de reducción de inflamación y un 62% de reducción del edema.

Receta para hacer Kéfir de agua casero de Kiako The Cook

Ingredientes y utensilios

– 1 frasco de litro y medio (vidrio o plástico, boca ancha)

– 4 cucharadas de nódulos de kéfir de agua (se consiguen regalados de gente que ya esté preparando kéfir, pero también los venden en tiendas naturales y hasta on line)

– 5 cucharadas de azúcar mascabo

– ½ limón (si es orgánico mejor)

– 2 dátiles, pasas de uva o higos secos (cambia el sabor pero todos sirven).

– idealmente una bolsita de las que se usan para hacer leches vegetales, sino gasa para una bolsita casera. Se puede hacer sin bolsa, pero los nódulos se mezclarán con los restos de fruta seca y se “ensucian”.


Procedimiento

Es fácil como hacer limonada. Sólo requiere constancia.

Meter los nódulos en la bolsita y cerrarla. Introducir en el frasco.

Sumar medio limón, el azúcar y los dátiles picados.

Agregar 1 litro de agua filtrada y revolver con cuchara de madera o de plástico.

Tapar (pero no herméticamente: suave con la tapa del frasco, o con una gasa o tul limpio y una gomita) y dejarlo 24 hs en un lugar templado y sin luz directa del sol. Pasado un día se vuelve a revolver y a dejar reposar por 24 hs más. Luego de ese plazo (los dos reposos de 24 hs cada uno, es decir, 48 hs del inicio) está listo.

Exprimir el medio limón dentro del líquido. Colar, conservar en botellita y rescatar la bolsita con los nódulos para empezar nuevamente el ciclo, exactamente igual.

Los nódulos no se lavan, la bolsita la ponés otra vez en el frasco limpio tal cual la sacaste. El resto (desperdicios de limón y dátiles) se tira.

Es muy probable que pronto los nódulos empiecen a reproducirse. Para esta receta se usan 4 cucharadas, el resto se puede comer (en licuados por ejemplo) o regalar. Que no se reproduzcan no significa necesariamente nada malo.

Lo ideal es elegir utensilios de plástico, vidrio y madera para manipular el kéfir porque no le hace bien el metal (aluminio, acero, etc). Pero no pasa nada grave si lo tocamos un momento como excepción o si lo colamos usando colador de alambre (hay mucha gente que lo hace así, yo prefiero colador de plástico y listo).

Es muy probable también que la bebida se gasifique finamente, quedando apenas carbonatada. Eso es bueno. Si te gusta, conservalo en una botella bien hermética, y sino, se va a ir yendo solo.

La bebida lista para tomar no es tan dulce como uno esperaría por el azúcar mascabo: los nódulos procesan esa azúcar y la transforman. Queda fresca, levemente dulce, no piensen que nos “tomamos” el azúcar a cucharadas.

El kéfir en botella dura 1 semana fuera de la heladera, 3 a 4 semanas en heladera.Se va gasificando un poco más con el paso del tiempo, es normal, se suele usar para hacer tipo “sidra” natural.

Receta de Kiako The Cook