Tips para reducir el consumo en calefacción

Los altos consumos en calefacción en días de invierno suelen ser una problemática que afecta en muchos hogares. Sucede que hoy en día existen infinidad de electrodomésticos para la ambientación de las casas, y el exceso en su utilización o sus malos usos se traducen en las facturas que llegan a fin de mes. Sin embargo, existen algunos comportamientos y hábitos que se pueden sostener día a día para mantener la casa calefaccionada sin necesidad de gastar mucha energía. A continuación, presentamos algunos tips para hacer un uso racional de la calefacción.

Utilizar un termostato

Para controlar el consumo de energía es importante mantener una temperatura de la calefacción adecuada. Lo ideal es que  se mantenga en los 20 ºC en el día, y en 16ºC por la noche. Para esto se recomienda instalar un termostato para poder verificarlo. En este sentido, se debe intentar mantener una temperatura constante y evitar golpes de calor que pueden hacer aumentar el consumo de manera considerable.

Revisar instalaciones

Antes que comience el invierno, es fundamental revisar el estado de todos los sistemas de calefacción del hogar. Se deben mantener los filtros limpios, los radiadores sin aire y los calefactores libres de pérdidas de gas. Mantener las instalaciones en buen estado se traducirá de manera fiel en el precio de las tarifas de fin de mes. En caso de tener que comprar nuevos artefactos de calefacción, se recomienda aprovechar las temporadas de ofertas y descuentos. Es importante adquirir electrodomésticos de calidad, ya que esto determinará la eficiencia para mantener las temperaturas adecuadas y evitar excesos en el consumo de energía. Por eso, estar atentos a los descuentos que ofrece el Cyber Monday, es una gran alternativa para conseguir los artefactos a precios más accesibles.

Colocar aislamientos

En todas las casas suelen aparecer zonas de fuga de calor, ya sea a través de viejas ventanas, puertas o rejillas. En estos casos, se pueden tapar las fugas con siliconas y burletes que ayudarán a mantener el aislamiento.  En caso de contar con presupuesto, lo ideal es invertir en nuevos marcos y aberturas para las ventanas, e incluso instalar vidrios de doble cristal que pueden reducir la pérdida de calor hasta en un 50%.

Ventilar en el momento justo

Nunca está de más decir que las habitaciones de la casa deben ser ventiladas para purificar el aire, aún en días de mucho frío. Sin embargo, esta ventilación debe hacerse en el momento adecuado para evitar las pérdidas de calor. Para ello, se debe ventilar la casa en horas del mediodía, y no a primera hora de la mañana que es cuando hace más frío. Tan solo diez minutos de abrir las ventanas será suficiente para renovar el aire del hogar.

Elegir la ropa adecuada

No es necesario estar de manga corta dentro de casa con los calefactores al máximo. Por eso, lo ideal es mantenerla temperatura en 20ºC y utilizar ropa cómoda pero abrigada para no excederse en la temperatura de las habitaciones. También es importante colocar las suficientes frazadas en las camas de modo que no sea necesario mantener la casa calefaccionada durante la noche.

Publicidad

error: Contenido protegido ante copia