¿Hasta dónde va a crecer la montaña de basura?

A raiz del cierre, el viernes pasado, del vertedero porque los camiones no llegaba a depositar los residuos, los vecinos de los barrios aledaños supusieron que las contaminaciones y los malos olores, por fin habían terminado. Pero como se trató de un cierre temporal, hasta que se pueda mejorar el camino por el que acceden los camiones, muchos sintieron una decepción.

Sin embargo eso mismo fue un alivio (muy provisorio) para los funcionarios municipales que pretenden extender un poco más el único depósito local de residuos. Esto es porque, tal como lo confesara hace una año la intendenta Brunilda Rebolledo diciendo “Lamento intranquilizar a la población, pero no tenemos dónde tirar la basura” , hoy no ha cambiado nada más que 10.000 toneladas de residuos arriba de lo que había en ese momento.

En este sentido, la montaña de basura sobre la V celda tiene dos límites a que van a definir su altura máxima. Uno es la habilitación de Alicurá, que desde que se presentó en noviembre esta opción, ha sido la única salvación posible a la crisis ambiental que estamos viviendo. Nadie quiere (ni sabe) poner un fecha para que esto suceda. Se habla de varios meses para que las obras solicitadas por la jueza Andrea Di Prinzio Valsagna condicionantes de su habilitación, se puedan concretar.

Sin embargo, el segundo límite es aún más incierto y también, tal como todos temen, parece más cercano. Cuando los camiones no puedan descargar, por las condiciones del camino o por cualquier otro factor, el vertedero se volverá a cerrar.

Ante esto, solo quedan recursos extraordinarios que de alguna manera van en contra de la medida cautelar que protege el pedido de los vecinos de la ciudad. El limitado y escueto espacio que queda está dentro del vertedero pero por decisión del juez que interviene, no se puede hacer una celda más. Por lo que, ante las condiciones climáticas que pronostican la inoperabilidad de los caminos, que hasta ahora costaron $2 millones al municipio, tal como se hizo el año pasado, la basura de terminará fuera de la celda.

Por lo que la respuesta al título de esta nota es muy clara pero muy poco concreta: “la montaña de basura va a crecer hasta que no de para más”.

Fotos: Leo Casanova – RSM

Publicidad

error: Contenido protegido ante copia