“La teta que tenía algo para decir”, una historia de superación de cáncer de mama, en la Feria del Libro de San Martín de los Andes

Tras recibir su diagnóstico de cáncer de mama, Carolina Magnalardo tomó la decisión de escribir su primer libro “La teta que tenía algo para decir” con el objetivo de ayudar a prevenir la enfermedad y ser un acompañamiento para quienes la estén transitando.

Este jueves 10 de octubre, a las 18, la escritora neuquina se presentará en el Teatro San José (Capitán Drury 759) en la Feria del Libro de San Martín de los Andes. La autora neuquina se presentó hace poco en la Feria Internacional del Libro de Neuquén, en el Pechakucha de Bariloche y en otros espacios literarios de su ciudad.

En su relato hace hincapié en la detección temprana y recuerda que una tarde de febrero de 2017 mientras se bañaba se sintió un bulto al costado externo de la mama izquierda. Primero subestimó la situación, pensó que era algo que desaparecería. Con el paso de las semanas esa pelota que se había palpado creció y entonces se hizo los estudios correspondientes de ecografía mamaria, mamografía y punción.

Asegura que el momento más difícil de su vida fue cuando la médica le dijo que los resultados de la biopsia indicaban que tenía cáncer de mama y confiesa que en lo primero en que pensó fue en muerte, porque históricamente en su familia y en sus círculos de amigos y conocidos el cáncer era sinónimo de muerte. Pensó: “¿cuánto tiempo me queda, cuántas cosas no voy a alcanzar a hacer?”. Pero su médica le dijo que eso no era una sentencia de muerte, que tomado a tiempo –como lo hizo- era curable y así fue.

La autora siempre quiso escribir un libro y tiene varios inconclusos pero el día que tuvo el diagnóstico en sus manos sintió que tenía que contar su historia, que lo que estaba pasando quizás podría servirle a otras personas y entonces su experiencia tenía que convertirse en un libro.

“La teta” tiene dos objetivos: concientizar sobre la importancia de los controles rutinarios y médicos para la detección a tiempo, y ser un acompañamiento para quienes estén transitando la enfermedad, para que sepan que no están solos, que el camino no es fácil pero tampoco imposible y que la recompensa es la vida.

Emocionada por su participación en la Feria del Libro de San Martín de los Andes, adelantó que el público se va a encontrar con un relato absolutamente sincero en el que recorre distintos momentos y estados de ánimo pasando por el miedo, la tristeza, los enojos, la alegría por cada etapa terminada, el cuidado de sus energías, el trabajo con su psicóloga, la autoescucha, la importancia de haberse rodeado de amor con el acompañamiento de su familia y amigos.

También cuenta algunas situaciones previas al cáncer de mama, de aquella Carolina obsesiva del trabajo y las responsabilidades, de la mujer que no se ponía como prioridad, de la que llevaba todo al extremo, y de la que sentía que un desamor o desencuentro con un ser querido era lo peor del mundo.

Hoy es una mujer más medida, aprendió a escucharse, a poner las energías donde corresponde, a valorarse y a disfrutar cada segundo de su vida y anhela que su historia sea útil para los demás.

Dejá una respuesta

error: Contenido protegido ante copia