Queñi: uno de esos paraísos que existen en la Tierra

Ideal para quienes buscan entrar en los tiempos que propone la naturaleza, con caminatas que llegan a termas y que ascienden a cerros, y con un lago de belleza muy particular, la seccional Queñi del Parque Nacional Lanín está disponible y preparada para recibir otro año de disfrute.

En diálogo con RSM, el Guardaparque, Adrián Daros, explicó algunos de los aspectos que hacen a la magia de Queñi: “El lago orientado en dirección norte sur, de modo que el viento trabaja diferente que en el resto de los lagos; por lo general está reparado y es hermoso para remar. Además, el color del agua cambia todos los días”.

Guardaparque de la sección Queñi, Adrián Daros.

Llama la atención el nivel de limpieza y cuidado que reina en el camping y en los senderos, se nota la atención y dedicación que Adrián destina a que el lugar esté en las mejores condiciones posibles. Y la gente valora su esfuerzo: el libro de visitas está atiborrado de comentarios que agradecen por la magia del lugar y por la amable atención que reciben.

El camping tiene 25 parcelas con fogones y mesas y, en febrero de 2019, se instalaron baños, los cuales se utilizan sin costo. “Me sorprende para bien que quienes vienen hasta acá se manejan perfectamente con el tema de la basura y con el cuidado de los baños”, expresó el Guardaparque. Esto no es menor, ya que, en días lindos, Queñi recibe unas 150 personas por día.

Respecto a las caminatas, todas tienen los caminos limpios y bien señalizados: “Hay tres sendas habilitadas para trekking: la más concurrida y famosa es la que te lleva a las termas, son 4 km de recorrido, de dificultad media, unas 3 horas entre ida y vuelta al camping; otra va al Cerro Acol, cuya cumbre tiene 1.700 m de altura, son 5 horas de ida, con una dificultad alta; y la tercera te lleva al paso “Ilpela”, tiene un valor histórico-cultural importante: es la ruta por la que el gran poeta chileno Pablo Neruda se escapó de la dictadura chilena en 1949 . Esta última senda llega hasta la frontera con Chile (aunque no se puede realizar el cruce por ahí), y depende del Parque Nacional y de la Dirección de Cultura”, detalló Adrián.

Queñi queda a 65 km de San Martín de los Andes, se llega tomando la Ruta 48 y luego realizando algunos cruces de caminos, los cuales se encuentran todos señalizados. El Guardaparque aclaró: “En condiciones normales de tiempo el camino está bien para que pase cualquier auto, cuando llueve o nieva, se puede llegar solo en camioneta”. “Es un lugar mágico”, concluyó Adrián.

Producción y fotos: Leo Casanova-RSM.