Pasaron las Fiestas… Y quedó probablemente algún que otro kilito de más

Por Diego Peretti*

La tentación de salir a “gastar energía” puede no ser buen consejero.         

Lo primero que debiéramos tener en cuenta es que los alimentos son fuente de energía. Y que, por tanto, nuestro organismo tendrá la tendencia de administrar esa energía. Así las cosas, reservará el excedente.

Qué es el metabolismo?

“…. es el conjunto de reacciones bioquímicas y procesos fisicoquímicos que ocurren en una célula y en el organismo. ​ Estos complejos procesos interrelacionados son la base de la vida a escala molecular y permiten las diversas actividades de las células: crecer, reproducirse, mantener sus estructuras y responder a estímulos, entre otras.”

Los nutrientes se dividen en “familias”: los hidratos de carbono, las grasas, las proteínas, las vitaminas, los minerales.

El carbono es la “molécula estrella”. Se encuentra prácticamente en todo lo que nos rodea (alguna vez leímos que a un fósil se le aplica el método del carbono14, por ejemplo).

La “mala noticia” es que HC (hidratos de carbono) y G (grasas) tienen una composición química muy similar.

Como nuestro organismo se moviliza gracias a la energía provista por los HC, los prefiere. Porque obtiene energía rápidamente de ellos.  Pero (siempre hay un pero) las grasas son sabrosas.

Nuestro patrón genético no ha evolucionado a la velocidad de la cultura. El ser humano avanzó tecnológicamente (la rueda, la escalera, el arado, las armas para cazar…). Hoy podemos comer lo que queramos cuando queramos.

El hombre está diseñado para reservar. Todo lo que no utiliza a corto plazo, lo almacena en….GRASA. Todo es posible de ser transformado en grasas (en un gramo, almacena más del doble de energía que en un gramo de HC)

Nuestros antepasados (prehistoria) tal vez comían hasta satisfacerse cada….10 días?? Entonces, nuestros genes aprendieron a guardar. Como los osos cuando hibernan (comen y come, guardan y…viven de sus reservas de grasas)

Resumiendo: el metabolismo prefiere los HC como fuente de energía a corto plazo. Pero nuestros genes nos piden comer grasas, porque allá en lo profundo, el organismo no sabe cuándo volveremos a comer….Esto explica por qué las “cosas que engordan” (las que mayor contenido de grasas tienen) son tan ricas.

Y qué hacemos en las fiestas?? Comer, comer, comer. Celebramos la vida, incorporando energía en exceso. Y la almacenamos: casi no nos movemos y le cargamos nafta a la máquina. Pero nuestro tanque no rebalsa. Guarda. En grasa. Esos kilitos de más.

Gran parte de lo que comemos excederá lo que se necesita para satisfacer los procesos biológicos. El organismo lo almacena en la molécula que le permite en la misma unidad de medida (por ejemplo 1 gramo) conservar la mayor cantidad de energía (9 kilo-calorias en 1gramo de grasa vs 4kilo-calorias en 1 gramo de HC)

Pero así como nosotros primero usamos los pesos y sólo si es necesario los dólares, el organismo utiliza primero los HC (fuente de energía imprescindible para músculos y cerebro) y sólo si estas reservas decaen, transformará a través de un proceso químico las G en HC. Este proceso se realiza SOLO EN PRESENCIA DE OXIGENO (por eso recomiendan el ejercicio de tipo aeróbico para reducir las reservas de grasa). Este proceso es muy, muy lento.

Ahora bien. Salimos a correr como locos?

NO!!!! Lo más importante es darle paz al sistema. Comenzar por hacer alguna dieta “D-Tox” (desintoxicar al organismo) provista por un profesional de la salud. Seguidamente, aumentar el ritmo de gasto de energía de modo paulatino (progresivo, de menor a mayor). Y contrario a lo que nos “nace” hacer: aumentar los ejercicios de fuerza (los músculos se motorizan con HC y debemos bajar rápidamente las reservas para necesitar antes de la G como fuente de producción de HC) y luego –inmediatamente- realizar actividades aeróbicas (alcanza con una caminata intensa de unos 20 minutos, siempre que hayamos realizado ejercicios de fuerza previos)

Para quienes sólo tengan la posibilidad de hacer actividades al aire libre, es muy importante tener presente que el camino es largo.

Que tal vez se necesiten 2horas de movimiento para poder reducir unos escasos 150 gramos de grasas.

Paciencia!!!! dieta desintoxicante (sin grasas, sin excesos de HCarbono, alta en fibras), ejercicios de mediana intensidad seguidos por ejercicios aeróbicos, mucha agua, cero alcohol. Paso a paso.

Será mejor todos los días un poco que dos o tres veces por semana demasiado.

Si la alimentación nos puso ahí, será la alimentación quien nos saque. Si estar quietos nos puso ahí, será moverse quien nos saque.

Todos los profesionales de nuestro medio son excelentes y están a nuestra disposición: nutricionistas, entrenadores.

A trabajar!!!!

*Diego Peretti es preparador físico e instructor de musculación en el gimnasio Terra.

Deja un comentario