Cómo protegerse del sol: entrevista a la dermatóloga Isabel Casas

Que el sol puede generar problemas de piel es algo sabido, pero que la crema de protección solar no es la única manera de protegerse ni la más importante son cosas que a veces se olvidan. Isabel Casas, Presidenta de la Fundación Dermatología Comunitaria Argentina, en diálogo con RSM, explicó las mejores maneras de protegerse de la radiación solar.

“La exposición excesiva a la radiación del sol puede generar quemaduras, envejecimiento y enfermedades de la piel diversas. A veces se piensa que solo te puede generar cáncer de piel, pero hay varias enfermedades, como la rosácea, que se producen por la exposición al sol”, explicó Isabel.

Lo importante es cómo protegerse. La industria farmecéutica se ocupó de priorizar a las cremas de filtro solar como la mejor manera de protegernos, pero no es así”, aclaró la dermatóloga.

La mejor manera de protegerse del sol es tener en cuenta el horario. Cuando el sol pega de manera horizontal hay mucha más capa de atmósfera que nos protege, entonces recibís mucha menos radiación. En cambio, cuando pega de manera vertical, tenés menos protección atmosférica, y la radiación es tremendamente fuerte”.

“Esto se puede ver bien fácil con la sombra: cuando la sombra que proyectás en el suelo es corta significa que tenés mucha menor protección, cuando la sombra es larga significa que tenés más protección”.

“Entonces, lo mejor es poder organizarse para realizar las actividades al aire libre durante la mañana o la tarde, no al mediodía que es cuando está la peor radiación”.

Si no se puede evitar estar al sol cuando la sombra es corta, lo ideal es usar sombras físicas que te protejan: sombreros de ala ancha que protejan toda la cara y los hombros, túnicas de manga larga, pañuelos, pareos, o ponerse debajo de un árbol, cosas que nos hagan sombra en nuestro cuerpo. Acá es importante tener en cuenta los ojos, que también sufren la radiación, y ponerse lentes de sol”.

Y en el tercer escalón de importancia es que está el protector solar. Es efectivo, claro, pero hay que acompañarlo de las otras formas de protección. Puede ser hasta contraproducente a veces, porque como te ponés protector pensás que te podés poner a tomar sol a las 2 de la tarde, y ahí la radiación es demasiado fuerte”.

“Respecto al protector es importante ponerse de manera generosa y reaplicárselo cada un par de horas. Cuanto más fuerte el horario de sol, más fuerte debe ser el número del filtro solar”.

“Pero a veces veo que la gente se gasta un dineral en cremas de protección solar y se olvidan que el horario y los objetos que nos pueden hacer sombra en las horas de peor radiación en realidad son mucho más efectivos y no significan realizar un gasto económico”, finalizó la doctora.

Isabel Casas dicta talleres de prevención para niños de todo el país, en donde enseña cómo protegerse del sol desde un planteo lúdico. Fue desarrollado por Isabel y por la maestra jardinera local Patricia René Frete, y está siendo replicado por profesionales y maestros que encuentran en su taller una manera divertida y efectiva de transmitir el conocimiento.

error: Contenido protegido ante copia