“Hay mucha gente que es celíaca y no lo sabe”

En el Día Mundial de la Celiaquía, Soledad Mühn, pediatra especializada en gastroenterología infantil, explicó a RSM cuáles son los síntomas que genera la intolerancia al gluten, cómo se diagnostica y cómo se trata. La pediatra recalcó que son muchas las personas que padecen celiaquía pero que no lo saben.

“La celiaquía es como un iceberg: los pacientes diagnosticados serían solo la punta de ese iceberg, y son muchísimos los casos que no se ven, que no están diagnosticados”, esclareció la doctora. Se calcula que 1 de cada 100 personas en Argentina son celíacas y que, por cada persona diagnosticada, hay 8 que todavía no lo saben. “Sin duda hay muchos casos en nuestra ciudad de gente que padece celiaquía, pero no está diagnosticada”, dijo Soledad, quien trabaja en el Centro Médico del Sur.

“Los síntomas que genera la celiaquía se pueden arrastrar por mucho tiempo, entones hay mucha gente que se acostumbra y lo toma como algo normal. Se acostumbran a sufrir dolor de panza, a tener constipación o a que se les caiga el pelo, por ejemplo, pero son molestias que con el diagnóstico y tratamiento adecuado se deberían resolver”, indicó.

Respecto a la celiaquía, Soledad prefiere no llamarla una enfermedad “porque sería catalogar a los pacientes como enfermos y por lo general las enfermedades necesitan medicación. La celiaquía en cambio solo necesita tratarse con una dieta, entonces más que una enfermedad diría que es una condición clínica causada por una intolerancia inmunológica al gluten. Esta intolerancia genera una inflamación del intestino delgado que produce una menor absorción de vitaminas, nutrientes y minerales”.

“Los síntomas varían según si el paciente es un niño o un adulto. Los niños que tienen celiaquía pueden tener diarreas crónicas, dolor de panza recurrente, flatulencias, anemia, retraso del crecimiento y el desarrollo. Es usual que sean niños con mal humor e irritabilidad, ya que padecen molestias y dolores que muchas veces no saben comunicar”.

“En adultos puede generar dolor de panza, constipación, diarrea, anemias, aftas y lesiones en la boca, alteración en el esmalte dental, caída del cabello, decaimiento, cansancio y pérdidas de embarazos, entre otras cosas”, explicó la pediatra.

“Los síntomas son muy versátiles, y pueden pertenecer a varias causas, no solo a la celiaquía, pero es importante tener esa opción como algo presente, ya que son muchos los pacientes que padecen esta intolerancia y que no están diagnosticados. Lo ideal es hacer una consulta con el gastroenterólogo, en San Martín hay tres para adultos y yo para niños y adolescentes”.

“Para diagnosticar celiaquía se piden estudios de laboratorio, ahí se ven los valores de hierro, calcio, fósforo y los anticuerpos, que por lo general en estos pacientes dan altos. Y, si esos valores refuerzan la sospecha de celiaquía, lo que se hace es pedir una biopsia intestinal: es un procedimiento corto, en el que se toman muestras del intestino delgado, en donde se constata si es que los “pelitos” que absorben los nutrientes se encuentran “aplanados”, por decirlo en idioma sencillo”.

“Si el diagnóstico da positivo entonces comienza el tratamiento, que no es ni más ni menos que dejar de consumir gluten. No hay que tomar medicación, lo que hay que hacer es cambiar la dieta. Por eso lo ideal es trabajar en conjunto con un nutricionista, para que se logre armar una nueva alimentación que contemple todos los nutrientes necesarios”.

“Más allá de comer cosas aptas para celiácos (los productos envasados deben llevar el logo “Sin TACC” que lo confirma) también es importante tener cuidado con la contaminación cruzada, que sucede cuando alimentos sin gluten entran en contacto con otros que sí lo tienen”, destacó Soledad.

“Por lo general, al mes de que se realiza el cambio de dieta de forma adecuada, los pacientes ya notan abismalmente la mejoría”.

“Por suerte en San Martín tenemos gente muy copada que armó cuentas de instagram donde se facilita información para celíacos, como “Celi.andes” o como “Andiewas.libredegluten”, donde se acompaña al paciente desde la parte de cómo llevar el día a día en la cocina. Eso es clave, porque en occidente estamos muy acostumbrados a comer harina, la ingerimos por demás, de hecho. Entonces cuando lo decís a una familia que tiene que sacar el gluten parece devastador, pero en realidad es solo cuestión de adaptarse a nuevos hábitos”.

La pediatra también dio cuenta de cómo afecta el aislamiento en los diagnósticos: “Con la pandemia se están retrasando, ya que como no son biopsias de urgencia se están posponiendo. Esperemos que pronto se puedan retomar”, concluyó.

Soledad Mühn estará brindando esta tarde una charla gratuita online junto a la pediatra Brenda Tomas. Será a las 17 horas mediante el instagarm @brenda.pediatra.

Deja un comentario

error: Contenido protegido ante copia