“Voces compartidas”: el programa de música de la 142 que disfrutan chicos de todas las escuelas

El programa nació como una propuesta de los docentes de música de la Escuela de la 142 para garantizar el acceso de sus alumnos y alumnas, siendo que muchos hogares no tenían conectividad. Los chicos y chicas se suman cada vez más a “Voces compartidas”, enviando mensajes y propuestas. Y ya no son solo de la 142, sino que hay muchos estudiantes de otras escuelas que escuchan y participan del programa.

“El proyecto surgió ante la urgente necesidad de tener, entre la comunidad educativa, un elemento de comunicación efectivo y accesible como lo es la radio. Al inicio de la cuarentena, desde el área de música enviábamos actividades por correo electrónico y whatsaap, pero tuvimos muchos inconvenientes por las malas o inexistentes conexiones de las familias, y hasta por la falta de medios como celulares o pc en otros casos. Ahí surgió la alternativa de la radio, por ser un medio más abarcativo y económico, pensando que la mayoría de los hogares poseen un receptor radial. Esta es una manera de asegurarnos el acceso a los contenidos de parte de todos y todas”, explican Emmanuel Rocha, Gustavo Tutanoski y Mónica Jara, los tres docentes de música de la 142.

El profe Emmanuel Rocha armando el programa.

“El fin es llegar a la mayor cantidad de chicos y chicas posible, y por eso emitimos a través de 3 frecuencias radiales diferentes, dos veces por semana, para que todos tengan en algún momento la posibilidad de escucharlo, amén de también poder recurrir al archivo del programa, que lo pueden encontrar en dos plataformas”.

Los programas están organizados por ciclo, cada uno de ellos desarrollados por cada uno de los profes: “La selección de contenidos es muy importante, ya que no todos son viables a la hora de poder exponerlos en el formato radial. Adaptar las propuestas es uno de los desafíos”.

La producción inicial de “Voces compartidas” es, también, compartido, y luego cada profe suma su color: “Los tres profes a cargo elaboramos una idea conjunta sobre los conceptos a trabajar. Y después cada cual arma un ciclo, con bloques dinámicos y variados, que utilizan todas las herramientas disponibles: la voz, la melodía, lo rítmico y lo instrumental. Son momentos interesantes en los que van fluyendo las características e impronta de cada uno”.

Gustavo Tutanoski, grabando para «Voces compartidas».

Los niños y niñas tienen un espacio especial: un bloque al que llamado “El buzón de los chicos”. “Por ahí difundimos algunas producciones realizadas en las áreas de conocimiento, mayoritariamente grupales, y también adivinanzas, colmos, anécdotas o todo aquello que sea del interés de los niños y niñas y que deseen compartir”, cuentan los profes.

“Lo cierto es que espacio para la participación de los chicos y chicas fue abierto desde el principio, pero entendimos que se iba a ir construyendo de a poco, que les iba a tomar un tiempo adaptarse a que el vínculo sea por la radio en vez de en el aula. Y así fue, llevó un tiempo, pero la presencia de sus voces crece cada día, recibimos sus audios y sus mensajes. Vamos armando un equilibrio entre nuestras propuestas y sus producciones. La participación de las familias es disímil, entendemos que tiene que ver con que está habiendo situaciones socioeconómicas muy difíciles”.

“Intentamos pensar el programa, además de como una manera de seguir con la construcción pedagógica, como un servicio a la comunidad. Por la cantidad de medios en los que tenemos presencia, ya no es un espacio exclusivo de la 142, y nos van contactando desde otras escuelas también, nos pone muy felices”.

Deja un comentario

error: Contenido protegido ante copia