Continúa en agosto la propuesta “Salí, comé, paseá” destinada a los vecinos de la ciudad

Entre tantas complicaciones e incertidumbres, la pandemia también ha generado oportunidades. Para los gastronómicos de la ciudad, que la están peleando día a día para salir adelante y no bajar los brazos, fue la ocasión de unirse más, formalizar una subcomisión que los representara dentro de la Asociación Hotelera Gastronómica de San Martín de los Andes y generar una serie de propuestas para que los vecinos puedan descubrir parte de la nutrida oferta de los restaurantes y bares locales.

Así surge el programa “Salí, comé, paseá”, bajo el lema “Vos salí, nosotros te cuidamos”, donde se proponen los miércoles de restaurantes ofreciendo platos gourmet a $350 -prácticamente la mitad de lo que sale en una carta-, martes de pizzas a $350 y bares con un 2×1 en cervezas, así como los sábados de 2×1 en cafés. Y se convirtió en una oportunidad para que los vecinos de la ciudad vuelvan a animarse a salir, protocolos mediante, y conocer algunos de los clásicos o de los nuevos espacios gastronómicos sanmartinenses.

Maximiliano Suárez, quien lleva adelante Patagonia Pisicis, en la esquina de Villegas y Mariano Moreno, e integra la mencionada subcomisión gastronómica, confirmó a RSM que todas estas promociones continuarán durante el mes de agosto. “La idea es no minimizar la realidad del virus, pero tampoco vivir asustados. Sino ir haciendo una nueva normalidad, como la venimos llamando. Y empezar a salir. Perder el miedo. Hay que saber que los protocolos y los recaudos necesarios están en cada espacio gastronómico”.

“La de “Salí, comé, paseá” es una propuesta que por un lado te invita a ser turista en tu ciudad y por otro lado nos permite a nosotros devolverle algo al pueblo donde vivimos. Y ha dado buenos resultados, nos venimos encontrando con los vecinos que se van animando a descubrir cada una de las propuestas, dándonos cuenta que de esta salimos todos juntos”, afirmó Maximiliano Suárez.

De este programa participan casi todos los bares y restaurantes de la localidad, teniendo en cuenta que hoy están nucleados cerca de 60 en la Asociación Hotelera Gastronómica. De esta manera se ha empezado a generar cierto movimiento que permite, sumado a la ayuda de los ATP, pagar sueldos, generar propinas, estar en movimiento, testeando los protocolos, para ir dando pasos acompañando cada momento de apertura que se de en la región y en el país.

“Mueve, ayuda, levanta el ánimo, nos contacta con la gente de acá y nos permite cubrir algunos costos básicos”, explica Suárez, quien resalta el acompañamiento del personal que “conoce de cerca la situación y la vive a diario con nosotros”.

Deja un comentario

error: Contenido protegido ante copia