La Barra, un imperdible de la gastronomía local frente al lago Lácar

En el acceso a la ciudad, si uno ingresa desde la ruta de los Siete Lagos, en la esquina de Brown y Costanera, con una vista espectacular al lago Lácar, está La Barra, un clásico restaurante de San Martín de los Andes, que abre sus puertas todos los días de 12 a 15 y de 20 a 24 horas, con una variada propuesta gastronómica y un servicio que lo ha distinguido siempre.

A cargo de La Barra está David Figueroa, que vive en esta ciudad desde hace 23 años y que desde hace 14 trabaja en La Barra. Primero lo hizo como mozo, luego como encargado y finalmente, ya desde hace unos años, como propietario. Inquieto y buscando siempre mejorar, el año pasado sumó un nuevo desafío, poner en su lugar otra vez a La Vieja Tasca. Pero esto es tema de otra nota.

En sus cómodos espacios, La Barra presenta numerosas opciones. Por ejemplo, tiene durante la semana su Menú Ejecutivo para almuerzos y cenas, con plato, postre y bebida, a $570. Los martes suma promociones en pizzas y los miércoles el plato gourmet, según la campaña lanzada desde la Asociación Hotelera Gastronómica de la ciudad. 

Además, decidió no reducir la carta y seguir ofreciendo junto a las pizzas y empanadas, minutas, picadas, platos regionales y pastas caseras. “Acá podés venir y comer desde $350 por persona en adelante, según lo que elijan en cada oportunidad”, afirma David. Y si lo que se busca es degustar un plato regional, hay varias propuestas de truchas, ciervo o jabalí, entre otras.

David Figueroa cuenta: “Siempre hicimos descuentos y atenciones a los vecinos de San Martín de los Andes, así como a los de Junín de los Andes y Villa la Angostura. Antes de la pandemia, durante la pandemia y lo seguiremos haciendo luego, en temporada alta y baja, porque es una costumbre nuestra de siempre. Lo que le pedimos a quienes nos visitan es que nos digan que son de aquí, porque ha crecido mucho la ciudad y ya no conocemos a todos; así podremos agasajarlos”.

Luego, ya reflexionando sobre el momento que atraviesa la gastronomía local, David expresa: “Estamos viviendo todos un momento muy especial, difícil, y para atravesarlo es fundamental contar con el apoyo de los empleados. Acá todos se pusieron la camiseta desde el día uno y nos ayudamos, empujando juntos, para sostener el trabajo y salir adelante. Igual con los proveedores, que son todos de acá. Es una cadena que hay que sostener, que va y vuelve, para dar vuelta entre todos, de la mejor manera, esta página”.

Fotos: RSM/Gentileza

Deja un comentario

error: Contenido protegido ante copia