Chapelco está en un 5% de facturación respecto al mismo período del año pasado

Sin dudas esta es una temporada especial. Mucha nieve para la gente de acá y algunos de la microrregión sur de Neuquén. Pero sin turistas de las  distintas partes que llegan todos los años a esquiar a Chapelco. Habitualmente,  en un fin de semana largo de agosto, se pueden ver entre  5.000 y 6.000 esquiadores diarios, mientras que este año rondan los 300 por día, subiendo los fines de semana con los cursos de residentes a precios promocionales.

Juan Cruz Adrogué, presidente de Nieves del Chapelco, dialogó con RSM este viernes en la cota 1.700, a metros nomás de un Refugio Graeff tapado de nieve y en reconstrucción. Compartió su mirada sobre la temporada, proyectó hacia adelante y se mostró entusiasmado con que mucha gente de San Martín de los Andes y ciudades vecinas esté acercándose al cerro, algunos por primera vez, para disfrutar de la montaña y los deportes blancos.

Juan Cruz Adrogué: Ya tengo  una semana de liberado, como digo, porque estuve 15 días encerrado, sin salir, en cuarententa, como corresponde. 

RSM: Una temporada muy especial.

J.C.A: Si, definitivamente, es una temporada especial a la que hay que acostumbrarse. Pero tenemos que ser optimistas. La verdad es que está viniendo un montón de gente del pueblo que no había esquiado nunca. El otro día, con el primer curso de residentes, vimos que había mucha gente nueva practicando estos deportes. Y nada, hay que aguantar. Por lo menos hay una gran cantidad de nieve. Ahora con unos días lindísimos en una temporada especial.

RSM: Es importante para el sector turístico de la ciudad y la región que haya  abierto el cerro.

J.C.A: Siempre dije que para mí no existía la posibilidad de que Chapelco estuviera cerrado. Cuando el gobernador y el intendente me hicieron la pregunta, y cuando se conversaba en la Cámara de Centros de Esquí, yo decía que por más esfuerzo que signifique teníamos que abrir. Nunca se me cruzó por la cabeza que el cerro esté cerrado. Para mi es parte de la naturaleza, y en la medida de lo posible, con protocolo, achicando un poquito el personal  para que no sea una cosa insostenible, nunca dudé en abrir.

RSM: ¿Es ahora una oportunidad para que la gente de la ciudad y la microrregión lo pueda disfrutar?

J.C.A: La idea de esto es justamente aprovechar y que la gente venga. Sabemos que las condiciones de todo el mundo, y especialmente de una zona muy turística, son difíciles. Por eso creo que los precios que pusieron Agustín (Neiman) y Juan Pablo (Padial) son realmente promocionales. Y se vio que la gente está pudiendo venir a esquiar. Y a los que les toca vivir acá todo el año es un pequeño mimo al alma que está bueno darse.

RSM: ¿Hoy están en lo comercial  facturando un 10% con  respecto al año pasado?

J.C.A: Es menos del 10%, te diría cerca del 5%. Es impresionante. Pero bueno, lo que no mata, fortalece.

RSM: ¿Cómo crees que continúa esto pensando en la próxima temporada?

J.C.A: Yo soy un enfermo optimista. Siempre estoy pensando en traer una silla nueva, en qué podemos hacer con Antulauquen o atrás del Filo. Son formas de ser. Pienso que tenemos que estar agradecidos de lo que tenemos y creo que el año que viene va a venir mucha gente si las cosas se acomodan y nos recuperamos. Tenemos que seguir adelante.

Fotos: RSM

Deja un comentario

error: Contenido protegido ante copia