Repensar estrategias: el auge de la educación a distancia por medio de diferentes espacios comunicacionales

A partir de la cuarentena, la difusión y el acceso a diferentes propuestas de enseñanza con modalidad virtual se volvió permanente, al punto de transformarse en uno de los elementos principales de la “nueva normalidad”. Sin embargo, la educación a distancia tiene una larga trayectoria, durante la cual ha sabido generar adeptos y polémicas.

Para entender un poco más de qué se trata esta forma de aprender, RSM conversó con la Licenciada Andrea Attis Beltrán, socióloga especialista en políticas educativas y tecnología educativa.

La educación a distancia no es una modalidad nueva, es una práctica de hace muchísimos años que con el auge de las nuevas tecnologías cobró otro impulso y se reconfiguró”, dice Andrea, abriendo la charla.

RSM: ¿Cuándo te empezaste a interesar por la educación a distancia?

AAB: Cuando arranqué a estudiar sociología, empecé a trabajar en una ONG que tenía un convenio con un organismo internacional que hacía fortalecimiento institucional para otras organizaciones de Latinoamérica, a través de plataformas de educación a distancia con diferentes trayectos formativos. Yo ahí era asistente de la asistente, imagínate que era re chica, pero me encantó conectar con gente de todo el mundo y poder hacer ese intercambio de realidades. Entonces decidí formarme también en educación a distancia. Eso fue en el 2001. Me especialicé en sociología de la educación y desde ahí nunca dejé de trabajar en este campo.

RSM: ¿Qué significa trasladar un curso presencial a la virtualidad?

AAB: Significa trasladar la idea, repensar la modalidad desde ese espacio y pensar, en cuanto a tu contenido, los destinatarios que tenés, la capacidad técnica de esas personas y, en base a esa triangulación, tomar decisiones sobre qué es mejor para tu taller o curso. En general un error que se comete mucho es pensar en dónde lo quieren dar y después todo el resto del contenido.

En realidad, lo que hay que pensar es si tu contenido sirve para darlo en este tipo de metodología, si a la gente a la que querés llegar le sirve, si podés transmitir lo que necesitás por este medio. En base a eso hacemos un diseño previo y tomamos las decisiones tácticas.

RSM: ¿Qué problemas comunes se encuentran al momento de encarar un proyecto virtual?

AAB: La problemática principal es cómo suplir la falta de la corporalidad dentro del proceso de enseñanza y aprendizaje, ese vínculo que en la presencialidad es más fácil establecer. En un espacio virtual uno tiene que construirlo a lo largo de la propuesta. Eso implica saber hacer un acompañamiento online. No son las mismas consignas las que se utilizan en la virtualidad, hay que construir los vínculos con otros apoyos.

Después, otro prejuicio que solemos escuchar, ahora quizás con menos frecuencia, es si se puede aprender de igual manera que en una propuesta presencial. La respuesta es 100% que sí. Lo que sucede es que quizás no es para todos los cursantes. Hay una cuestión de autonomía, de autodirección y de soledad al inicio de un curso. Estás vos solo con el dispositivo, por eso hay que construir los puentes y hacer el acompañamiento necesario, orientar y humanizar los vínculos.

RSM: Claro, ¿te referís por ejemplo a los foros de consultas?

AAB: Sí, hay muchísimas estrategias: foros, mails, grupos de WhatsApp o comunidades en redes sociales. Pasa también mucho que cuanto mejor es el soporte tecnológico no te das cuenta que está, pero cuando falla es un obstáculo total para el proceso de aprendizaje. Eso también tiene que tener un diseño previo que ayude al cursante a estar cómodo, a identificar los espacios, tener una anticipación de lo que puede esperar, saber cómo comunicarse con los docentes y compañeros.

RSM: ¿Eso depende de cada plataforma?

AAB: Lo que comúnmente llamamos plataformas son los LMS (Learning Management Sistems) que son estos sistemas que se diseñaron especialmente para educación a distancia, pero la realidad es que cualquier proceso educativo en el cual el docente y el alumno no compartan el mismo espacio es educación a distancia. En este momento hay un auge de un montón de propuestas que no están dentro de una plataforma y que se comunican desde distinto lugar.

RSM: ¿Como cuáles?

AAB: Por mail, por ejemplo. Lo que uno tiene que pensar es que tu propuesta educativa no tiene que ser un contenido aislado, tiene que estar anclado y pensado como un trayecto formativo. El espacio donde lo vayas a plasmar o la técnica que uses para comunicar esa idea pueden ser infinitos. Incluso hay talleres y cursos mediados por Instagram o YouTube. No importa tanto el lugar sino el sentido y el uso pedagógico que le das a cada herramienta. Podés usar lo que cuadre a tu contenido y a tus destinatarios.

RSM: ¿Qué pasa con las propuestas que requieren instancias prácticas?

AAB: Podés mostrar y enseñar cuestiones prácticas desde la virtualidad por medio de videos, ilustraciones, esquemas. Como antes se enseñaba a tejer o hacer manualidades en revistas. Todo eso era educación a distancia, por medio de textos impresos, que involucraban cuestiones prácticas.

RSM: ¿Qué es Tres.Contenidos y que tipo de servicios brindan?

AAB: Una de las cosas que hacemos en Tres.Contenidos es el diseño didáctico y el diseño instrumental de una propuesta. Vemos el contenido y buscamos la mejor forma de trasladarlo a la virtualidad. También tenemos una plataforma LMS propia y damos espacios para estos cursos. Otra cosa que hacemos es el desarrollo de ciertos contenidos, audiovisuales o interactivos, según la propuesta educativa.

La idea de Tres.Contenidos surge porque siempre trabajé con instituciones grandes y me encontré con gente que tenía muy buenas ideas y saberes, pero por ser pequeños no encontraban su lugar en las plataformas. La idea es dar lugar a proyectos que son más chicos y que sea un servicio 360°, dando soluciones en torno al proyecto, acompañando a cada paso.

RSM: ¿Te imaginás un nuevo paradigma de educación post pandemia a raíz de este auge de nuevas formas de enseñar a distancia?

AAB: Sí. En algún momento va a dejar de tener sentido plantear la bimodalidad, la distinción entre presencial y a distancia. Por otro lado, creo que muchas personas que estaban reticentes tuvieron su primera experiencia, incluso como padres de chicos que se están escolarizando y hacen la continuidad pedagógica a distancia. Muchas personas que son emprendedores y que dejaron de tener un ingreso en sus negocios, pensaron alguna oferta de contenidos para educación a distancia.

Yo creo que el auge no se dio por la pandemia, pero terminó de instalarla y ya no quedan dudas de que es una oferta válida, que uno aprende y puede enseñar por ese medio, y que tiene un montón de beneficios: económicos, de tiempo y acceso a ofertas que no podrían darse de forma presencial.

1 Comment on Repensar estrategias: el auge de la educación a distancia por medio de diferentes espacios comunicacionales

  1. Muy interesante la propuesta y muy didáctica la explicación

Deja un comentario

error: Contenido protegido ante copia