“Cuenteritos”: un espacio seguro en donde los niños y las niñas encuentran su propia voz

Julia Komerovsky y Marcela Blanco son docentes y cuenteras comunitarias locales. El año pasado iniciaron, junto a la Asociación Amanecer del Centro Joven de Junín de los Andes, un taller de narración oral para niños y niñas de 8 a 13 años. El resultado fue un espacio de unión y confianza que superó la función de taller para convertirse en una familia.

Todo comenzó cuando la Asociación Amanecer se propuso generar talleres recreativos en diferentes barrios de Junín de los Andes. Julia y Marcela tenían el sueño de armar una biblioteca barrial, para lo cual instalaron una “Bibliodera” en la garita del barrio 101 viviendas. Como su nombre lo indica, los libros se refugian en una heladera que hace las veces de estantería, mientras proyecta un mensaje lúdico a quienes la visitan.

A partir de esta vivencia, Marcela decidió armar una biblioteca en el Jardín maternal Rayito de sol, del mismo barrio, en donde más tarde tendría origen el taller de Cuenteritos.

La idea surgió de la experiencia del taller de Cuenteros Comunitarios, del que ambas son parte, y de la propuesta de Erica Figún y Lorena Guidali, coordinadoras de la Asociación Amaneceres del Centro Joven, para incluir talleres infantiles en la zona.

Así, en marzo del 2019, Cuenteritos inició con la asistencia de 12 chicos y chicas, de 8 a 13 años, que iban todos los miércoles a aprender narración oral tomando como base la cuentería popular, con juegos teatrales y de integración grupal.

Entre la concurrencia se encontraba el caso de una nena sanmartinense, hija de cuenteros comunitarios, que ya había participado en alguna ocasión junto a sus padres y viajaba cada semana para asistir al taller. Otro nene, el más chico del grupo, decidió elegir un cuento que solía contarle su mamá a la hora de dormir. Ella, a su vez, lo había escuchado de su padre, quien estuvo presente y emocionado viendo a su nieto relatar esa historia.

Para trabajar las emociones, en el taller se destinó un encuentro especial para enterrar los miedos. Cada uno anotó sus sentimientos más fuertes respecto a contar cuentos en público en hojitas de papel que luego prendieron fuego, enterraron y pisotearon todos juntos. El resultado no solo fue desprenderse de ellos sino generar un vínculo grupal que trascendió el espacio de aprendizaje y se trasladó al día a día de cada miembro.

Durante el año recibieron la visita de varios cuenteros comunitarios, que aportaron su experiencia, y a fin de año montaron una muestra en la que los pequeños cuenteritos se recibieron narrando su cuento elegido y obteniendo sus diplomas y remeras oficiales, con el auspicio de Cultura de Junín de los Andes.

Además del espacio de aprendizaje, único infantil en el barrio, el taller es un refugio en donde los chicos encuentran apoyo incondicional, contención y una merienda que comparten con sus pares. Es un puente para ejercitar la imaginación, liberar las emociones, enriquecer el lenguaje, el diálogo y trabajar los vínculos afectivos.

“A nosotras nos mueve un interés más profundo que el de la narración oral. Nosotras queremos brindar un servicio a aquellos chicos que necesiten amor, contención, afecto y salir de un entorno complicado. Nos mueve seguir estando para chicos que nos necesitan. Ojalá que el taller sirva para eso. Si podemos ayudar, aunque sea a un solo chico, a que sienta que hay otros mundos posibles, yo ya me siento realizada”, explica Julia y continua: “Como docentes, lo que intentamos con Marcela es salir de todo lo que significa el sistema educativo, hacer algo que no tuviera nada que ver con eso, donde el amor sea lo principal.”

Este año pudieron hacer dos reuniones virtuales por zoom y un encuentro presencial, a la par de mantener el contacto a través de whatsapp. Proyectan realizar videos para hacer circular los cuentos de forma virtual, en tanto no puedan hacerlo de forma presencial, y en el futuro planean armar un nuevo grupo, en el que los cuenteritos ya recibidos ayuden a guiar a los que inician.

Deja un comentario

error: Contenido protegido ante copia