“La cocina de San Martín de los Andes es muy gourmet”, dice David Fernandes, el chef de Otto Resto Bar

David Maximiliano Fernandes Tavares es el chef de Otto Resto Bar. Tiene 41 años, nació en Buenos Aires, con ascendencias portuguesas. Hace ya muchos años que vive en San Martín de los Andes: “Estudiaba el profesorado de matemáticas, vine de vacaciones, me enamoré de la ciudad, de la vista a las montañas, y me dije, ¡de acá no me voy más!”.  Y así fue. A los pocos años formó pareja, luego tuvo un hijo que hoy tiene 7 años y acaba de recibir en estos días a su segundo varoncito, que seguramente vino con un pan bajo el brazo. ¿Al ser hijo de un chef, este pan será saborizado?

Foto: RSM

Si bien trabaja desde los 16 años en gastronomía, primero como bachero y luego como ayudante de cocina, ya viviendo en esta ciudad decidió estudiar la carrera en el IAC, de Buenos Aires, para lo cual viajaba por alguna cursada, rendía y volvía.  Se recibió y siguió creciendo en lo profesional.

 “La cocina de San Martín de los Andes es muy rica, es muy gourmet. Fui trabajando en distintos lugares y las diferentes propuestas me encantan”, afirma David a RSM, que lo visitó en Otto Resto Bar. “Trabajé en Paihuén con Pablo Buzzo y aprendí mucho de su cocina, lo considero mi mentor. Los chicos de acá le decimos “la escuelita de Buzzo”, porque nos fue marcando el camino”, comparte el chef.

David explica: “Lo que más sirve en gastronomía es la experiencia dentro de una cocina. Cuantos más años de cocina activa tenés encima, te convertís en un mejor cocinero”. En el desarrollo de su carrera en esta ciudad fue por ejemplo jefe de cocina en Doña Quela, llevó adelante Los Troncos, ubicado frente al lago Lácar y tuvo su emprendimiento de pastas en la galería del Maitén, Cuccipasta, que debió cerrar tras cinco meses implacables de pandemia y cuarentena.

Foto: RSM

Desde que abrió es el chef de Otto Resto Bar, a donde llegó para darle una mano a su amigo Andrés Kristensen y se quedó finalmente a trabajar allí, una oportunidad que se dio en estos tiempos tan especiales para conseguir trabajo. Está junto a Juan “El Botti” Aguilar, que lo ayuda en la cocina, y a veces también Ariel Albornoz, quien además es anfitrión en el salón junto a su socio Andrés y a su mujer Judith Muñoz.

RSM: ¿Cuál es la base gastronómica para armar la carta de Otto Resto Bar?

David Fernandes: Otto nació como un lugar para disfrutar de propuestas de comida rápida, como sándwiches, pizzas y hamburguesas, y después comenzamos a darle unos toques gourmet que cada vez se implementan con más asiduidad. A la gente le gustó y quiere más. Arrancamos con los miércoles gourmet y ahora cada día le vamos agregando un plato más copado, cambiando las opciones que tenemos y dándole buena comida a la gente.

Foto: RSM

Por ejemplo, en pastas sumamos raviolones de cordero, o ravioles de calabaza, miel, cebolla caramelizada y muzzarela en salsa de hongos de pino de esta zona, o las opciones de goulash de ciervo, de ternera o de jabalí. En la carta tenemos truchas al roquefort, a la manteca, al limón, con diferentes guarniciones. La idea de los miércoles es hacer un plato gourmet diferente cada vez sin repetir ninguna de las opciones.

RSM: ¿Qué significa para vos la cocina de San Martín de los Andes?

D.F.: La gastronomía patagónica es mi base. Hace 22 años que vivo en esta ciudad. Llevo más tiempo acá que en cualquier otro lado. Y es una gastronomía muy gourmet, donde se utilizan muchos productos de la zona, de productores locales, y la comida en sí es muy buena. Por suerte tenemos en San Martín una comida excelente. Mirá que comí en un montón de lugares, pero a la hora de elegir, me quedo con la gastronomía de acá.

Foto: RSM

Habrá que acercarse a Otto Resto Bar y probar alguno de los platos de David, quien está a cargo de los fuegos y los sabores de este espacio gastronómico que tiene la buena onda de sus anfitriones y que cada día sorprende con una propuesta diferente.

Deja un comentario

error: Contenido protegido ante copia