Lo de Chacho Trattoría Gourmet, las mejores pastas ahora tienen su lugar

Lo de Chacho Trattoría Gourmet, es un nuevo espacio gastronómico pero que ofrece una cocina que ya tiene muchos clientes en la ciudad. Sergio Gurerrero Velázquez fabrica pastas desde hace más de 10 años, y los productos que antes llevaba a las casas o a otros restaurantes, hoy los cocina en su nuevo local de la Galería el Maitén. 

Se fue de Catamarca a estudiar a Buenos Aires y después de hacer algunos trabajos gastronómicos, en el año 2006 llegó a San Martín de los Andes. Ccomenzó a trabajar en la cocina de Ku, de la mano de Juan Manuel Boschi. Allí se dedicó a la elaboración de postres. “En Ku presentamos el primer volcán de chocolate de todo San Martín de los Andes, el postre que ahora se llama Volcán Lanín” comenta Sergio.

Con esa experiencia, pasó a ser jefe de cocina en Ku Cara Negra, lugar en donde conoció a Hernán Bergonzelli. Más allá de trabajar codo a codo con él en el restaurante de La Cascada, juntos iniciaron la fábrica de pastas pensando en solucionarle la vida a los cocineros. Así se instaló “La Pastería”, desarrollo que continuó Sergio de manera paralela, mientras trabajaba en otras cocinas de la ciudad.

“La pasta casera lleva bastante trabajo, en muchos casos más que la elaboración de un plato tradicional. Es por eso que cuando iniciamos La Pastería nos preguntamos ¿Qué es lo que menos le gusta preparar a los cocineros?”

“En todos estos años, crecimos en clientes, tanto gastronómicos como particulares y llevábamos pastas a toda la ciudad. Cuando empezó la pandemia todo se cortó por eso empecé a fabricar pan”. En Lo de Chacho Pastas, el pan casero está presente como un detalle adicional. Hay algunas variedades para comprar además de acompañar los platos que se pueden probar allí o pedir para llevar.

Entre las opciones que Sergio suele recomendar a sus nuevos comensales están los raviolones de calabazas horneadas, con cebollas caramelizadas en manteca de hierbas y queso Brie fundido. También pueden ser unos fideos tagliatelle con una salsa mix de hongos (que dependiendo de la época del año puede tener hongos de pino, morillas, gírgolas y champignones) o unos ravioles de ricota, jamón y nuez.

En su carta, también se presentan opciones de cocina regional. Tal es el caso de los sorrentinos de trucha en manteca de limón con alcaparras fritas, los sorrentinos de cordero sobre vegetales salteados o bien los raviolones de ciervo en crema de hongos de pino. “También tenemos algunos tradicionales antipastos, que justamente nombra a los platos que se sirven antes de las pastas. Te puedo sugerir un carpaccio de lomo”, agrega.

Cuando escucha la pregunta de por qué cocina pastas, Sergio pierde su mirada y busca en su memoria como quien redescubre una razón. “Chacho, mi abuelo, cocinaba pastas todos los domingos para más de 20 personas, por eso cuando busqué un nombre pensé en él, como una de las personas más influyentes en mi vida y en el mundo gastronómico. Amasaba fideos caseros, cortados a cuchillo y desde muy temprano comenzaba a cocinar la salsa de tomate que tenía distintos tipos de carne. Era una hermosa escena familiar”.

Hoy, muy lejos de su Catamarca natal, parte de esa tradición se renueva en las mesas sanmartinenses porque Lo de Chacho, Trattoria Gourmet, es un emprendimiento familiar. Cuando surgió la posibilidad de montar el espacio gastronómico, Sergio le pidió a su esposa Natalia, desarrollarlo juntos, con toda la familia, y ella dejó su trabajo de casi diez años gestionando la cocina de una institución.

Desde las 12 hasta las 15 y desde las 19 hasta las 20:45 (a partir de las nuevas restricciones) Lo de Chaho está abierto en la Galería el Maitén. Además de pedir los platos para comer allí mismo, se pueden pedir para llevar pastas cocidas con salsas o freezadas. Tal como lo dice en su nombre, una Trattoría Gourmet para quien lo descubre, o para los clientes de siempre que ahora saben dónde lo pueden encontrar.

Deja un comentario