Noelia Cisneros, Neonatóloga de la Clínica Chapelco: “Es importante sostener y priorizar los derechos y cuidados de los prematuros durante la pandemia”

Termina la Semana del Prematuro y RSM dialogó con la doctora Noelia Cisneros, coordinadora del equipo de Neonatología de la Clínica Chapelco, para reflexionar sobre la realidad que viven los bebés que nacen antes de las 37 semanas de gestación, en situación de pandemia. Una situación que se vio afectada por el cierre de consultorios, los turnos espaciados y hasta por la falta de vuelos que traían a diario el alimento necesario para poder atenderlos aquí, sin necesidad de derivarlos a otras ciudades. Es que estos pequeños niños requieren de mucho tiempo de cuidados especiales. Y muchas veces, durante este año, vieron sus derechos vulnerados.

Cada 17 de noviembre se celebra el Día del Prematuro, y desde el año 2009 se extendieron todas las actividades de prevención, formación y promoción de derechos durante toda una semana, buscando que se conozca la necesidad de los bebés que nacen prematuros de recibir todos los cuidados especiales que ellos requieren. Para ello se hizo un decálogo y cada año se trabajó sobre un derecho. Pero esta vez fue distinto. El coronavirus trastocó todo. Incluso la realidad de estos pequeños. Por eso, el lema de este año tiene que ver con los cuidados del prematuro en pandemia y la necesidad de priorizar el restablecimiento pleno del cumpliento de sus derechos.

Noelia Cisneros explicó: “Es un derecho que está costando bastante respetar porque estuvieron afectados por la pandemia, de una u otra manera, los consultorios que tienen que ver con el seguimiento y los controles rutinarios. Es muy importante volver a poner en valor que estos controles y cuidados se les sigan haciendo a los recién nacidos prematuros. Controles de especialidades como fonoaudiología, oftalmología y pediatría de alto riesgo, por ejemplo, que al principio fue difícil conseguir turno para el seguimiento ambulatorio”.

“Nosotros, en la Neo, empezamos a trabajar hace dos años y medio, con cuatro unidades y el bebé más prematuro que tuvimos fue de 30 semanas de edad gestacional. En su momento, fuera de la pandemia, los podíamos atender adecuadamente, porque a ellos se les brinda una nutrición parenteral, que se da por vena, y que nos llega todos los días a San Martín de los Andes por avión”, explica Noelia. Luego agrega: “Por este tema no pudimos recibir bebés de tan baja edad gestacional en San Martín porque no les podemos brindar la nutrición parenteral. Así que la edad gestacional que seguimos recibiendo aumentó bastante, y es a partir de las 34 semanas, por lo menos hasta que no se regularice el tema de los vuelos”.  

Es así como la ciudad se ve muy afectada en cuanto a la vulneración del derecho del prematuro de poder nacer y ser atendido en su lugar, acompañado de su familia. El objetivo es evitarles algo que es muy difícil de transitar, el desarraigo. Porque generalmente cuando esos bebés se derivan a otras ciudades para su atención, la situación genera un gran caos familiar donde todo se ve afectado. Los lazos emocionales se ponen en juego, y tiene un gran impacto económico en la familia.  En general el bebé se va con uno de los padres, habitualmente la mamá, y los hermanos se quedan con el papá. Los abuelos, los tíos, todos permanecen acá esperando que ese bebé retorne con salud desde Neuquén, Buenos Aires o del lugar donde hayan sido derivados.

El equipo de neonatología de la Clínica Chapelco sumó hace dos meses al plantel a una neonatóloga que vino del Hospital Italiano de Buenos Aires, la doctora Florencia Di Gifico. Luego, en enfermería, están Cristina Sánchez, Mabel Amarilla, Ariel Quiñones, Silvia Imio y Jaquelin Leiva. Durante los dos años anteriores, para celebrar esta semana, realizaban una serie de actividades de promoción de derechos, capacitaciones y encuentro entre familias. Por ejemplo, el año pasado realizaron una importante capacitación en RCP en prematuros para padres y madres. Este año, la realidad impuso que no pudieran reunirse ni realizar actividades. El equipo participó de encuentros por Zoom organizados por las neonatologías más importantes del país y continúa su formación e intercambio permanente.

Noelia Cisneros expresó que “esperamos que el año que viene podamos reunirnos nuevamente, porque es muy gratificante y necesario el encuentro con esos bebés que llevan tanto trabajo, tanto amor y tanto sostén de parte del equipo de salud para con ellos y sus familias. Nuestra Neo tiene una maternidad con la mirada centrada en la familia. Trabajamos con parto respetado y, desde el preparto hasta que los bebés se van de alta sostenemos esa mirada que incluye lo médico y lo humano. Tenemos mucho por hacer de acá en adelante, y esperamos que pronto se restablezcan los vuelos para poder tener a los bebés más pequeños en su ciudad, creciendo y recuperándose junto a los suyos”.

Deja un comentario