«Tengo 3 meses para dejar la casa, estoy sin trabajo y no tengo adónde ir», expresó Nadia Guerrero

El pasado 25 de julio, Nadia Guerrero con sus dos hijos, tomó la decisión de usurpar una de las viviendas sociales del barrio Chacra 32, que se encontraba desocupada, en donde funcionaba una iglesia evangelista. En su momento contó a RSM la situación por la que pasaba, cómo fue que tomó la determinación de usurpar la vivienda y hasta contó cómo fue golpeada por algunos fieles de dicha iglesia.

La Justicia tomó intervención y en los últimos días se conoció que tras la audiencia se llegó a un acuerdo en el que para evitar ir a juicio, la mujer con sus dos hijos, deberán abandonar la vivienda antes de marzo de 2021.

«Logramos llegar a un acuerdo que abarca la suspensión del juicio. Eso sí, en tres meses debemos con mis hijos desocupar la vivienda. No tengo una orden de desalojo, pero el acuerdo es ese. La audiencia se hizo por Zoom, con la presencia del juez Mariano Etcheto. Acá se demostró el apoyo del Director del Instituto de Vivienda y Hábitat, Marcelo Alveal, a la gente que tenía en la casa funcionando una iglesia. Nosotros pedimos hace tiempo la desadjudicación de la vivienda, al mismo Alveal, al Concejo Deliberante, pero hasta el momento no hubo caso. Pese a lo que los concejales dijeron sobre no permitir la malversación de una vivienda social que es utilizada para otros fines», explicó Guerrero, quien intentó durante todos estos meses demostrar a las autoridades pertinentes que la vivienda no es utilizada con los fines con los que se entregó.

«Conseguí vídeos, notas y hasta el testimonio de familiares directos de la mujer que afirman que nunca vivieron en la vivienda y que la misma se las regaló al pastor Calixto González para vacacionar y venir a cobrar una vez por mes el diezmo de la iglesia en donde hacen las reuniones», expresó la mujer.

La situación que expresa la mujer es bastante complicada, dado que atraviesa momentos en donde no tiene un trabajo fijo, se encuentran sin la chance de poder irse del lugar para evitar mayores problemas y cada tanto es «vigilada por camionetas para ver qué hace con la vivienda», según expresó.

Consultada sobre si el Estado municipal le brindó alguna solución para evitar que ella y sus hijos terminen en la calle sin algún lugar donde vivir, Guerrero explicó que «desde el municipio no me dieron ninguna solución. Pedí audiencia con el intendente Saloniti y nunca me quiso recibir. Salgo en el registro de vivienda cuando me anoté desde el 2009, pero jamás me llamaron de algún lugar para ofrecerme algo para vivir. Apoyan más a una iglesia que a la gente que realmente tiene necesidad».

Foto: RSM

Nadia y sus hijos siguen estando en un estado muy vulnerable, al igual que tenían allá por el mes de julio. La preocupación más grande que tiene ahora, es poder conseguir un lugar donde vivir dado que en tres meses debe desalojar la vivienda. «Con 8 mil pesos que me ofrecieron desde Desarrollo Social, sin trabajo no tengo adónde vivir. El juez tampoco me dio una solución, fue claro y dijo que él no puede decirle al Ejecutivo Municipal lo que tiene que hacer. Yo si me voy, esta casa donde estoy, va a terminar estando en manos de esta gente que las usa nada más que para una iglesia. No se la van a desadjudicar y mientras tanto, yo y mucha gente como yo, seguimos sufriendo por tratar de vivir como la gente. No sé qué voy a hacer, se me acaban las opciones y voy a terminar en la calle con los chicos», finalizó diciendo.

1 Comment on «Tengo 3 meses para dejar la casa, estoy sin trabajo y no tengo adónde ir», expresó Nadia Guerrero

  1. No conozco en detalle la reglamentación de adjudicación de estas viviendas sociales, pero si, como dice la nota, se hubiera desvirtuado el destino para el cual fue conferida la vivienda a sus adjudicatarios, me parece motivo suficiente para revocar la adjudicación y volverla a colocar a disposición de los requirentes de vivienda que fueran desplazados por quienes infringieron la normativa de adjudicación.

Deja un comentario