Fuegos artificiales y descorches son los principales riesgos para los ojos en la celebración de fin de año

Cada año cientos de personas a lo largo y ancho del país sufren lesiones en los ojos a causa del uso de pirotecnia y por descorchar bebidas espumantes sin los cuidados correctos, es por eso que RSM dialogó con la médica oftalmóloga, Karina Giannone, quien detalló los cuidados que debemos tener para pasar un fin de año lejos del hospital.

“En los últimos años hubo un aumento en el uso de pirotecnia, se escuchan más cohete, más cañitas voladoras y esas son peligrosísimas porque las lanzan y caen en la casa del vecino que está justo mirando para arriba y justo le cae en el ojo”, explicó Karina y agregó “todas estas cosas las he visto en los diez años de guardia que hice en el Hospital Santa Lucía, en Buenos Aires”.

El Concejo Deliberante de San Martín de los Andes adhirió en 2018 a la Ley provincial nº 2833 mediante el cual se prohíbe en todo el territorio de la Provincia del Neuquén la utilización, tenencia, acopio, exhibición, fabricación y expendio al público de artificios de pirotecnia y cohetería, sean estos de venta libre o no/ o de fabricación autorizada.

Sin embargo, siempre hay personas que la utilizan para celebrar la llegada de un nuevo año, en ese sentido la especialista manifestó “hay que tener cuidado hacia donde los tiran, que no haya cosas que se puedan romper, que no haya vidrios, porque el vidrio explota y eso puede ir a los ojos” Pero los cohetes no son los únicos que ponen en riesgo nuestra visión, al destapar las botellas para brindar también se puede causar daño, “con los descorches hay que tener la precaución de sostener al corcho con un dedo arriba para que no salga volando”.

También es importante “sobre todo con las sidras que tienen corcho de plástico, con el precinto de seguridad, que muchas veces es muy difícil de sacar y tironean con los dientes y en el medio se dispara el corcho y le entra en el ojo a esa persona o a la que está al lado, y ese es un trauma importantísimo que te puede llegar a hacer perder el ojo”.

“Otra cosa que muchos hacen con los precintos de plástico es separarlos con el cuchillo y eso implica que si se te escapa el cuchillo se te clava en el ojo y con eso perdés el ojo”, aseguró la profesional. Para evitar esta, y cualquier tipo de lesión, Giannone da algunas recomendaciones a seguir y consejos para saber cómo actuar, si algún miembro de la familia se lastima y hay que acudir a la guardia para su atención.

“Lo mejor cuando hay un trauma es ir al hospital, si hay dudas de que le pudo haber entrado alguna partícula pequeña se le puede hacer un lavaje primero con el ojo abajo del chorro de agua de la canilla y de ahí al hospi, lo mismo si salta carbón del asado y no taparlo”. Finalmente, la especialista recomendó “hacer las cosas con seguridad, tomar los recaudos necesarios y si se pasa un minuto de las 12 no pasa nada”.

Deja un comentario