Fin de semana largo para pasear por el Huechulafquen

Contemplar las aguas del Huechulafquen, («lago de la punta» en lengua mapuche) es una hermosa experiencia. Se trata del lago más grande de la provincia del Neuquén, ubicado a 50 km de la ciudad de Junin de los Andes, que mide 46 kilómetros de largo, 4 de ancho y tiene una profundidad que supera los 500 metros.

Foto Federico Soto – RSM

Sus playas de arena volcánica, sus paisajes milenarios y un sinfín de postales te invitan a disfrutar, explorar y relajarte. Caminar por la playa es la primera opción, pero también hay lugares donde sentarse a comer e incluso área de acampe para los que desean una noche bajo el imponente cielo patagónico.

A diferencia de otros paseos, esta excursión demanda todo el día, pero se disfruta desde que inicia hasta que termina. El recorrido comienza tomando la ruta nacional 40 (ex 234) hasta la vecina localidad de Junín de los Andes. Cinco kilómetros después, antes de cruzar el puente sobre el río Chimehuin se abre a la izquierda la ruta provincial Nº 61 que conduce al lago Huechulafquen.

El camino bordea el río y aproximadamente a unos 17 kilómetros más adelante comienzan a aparecer las primeras araucarias del trayecto, recortándose sobre el perfil del volcán Lanín que se transforma en una foto impactante que perdurará en la retina de los afortunados visitantes. Luego, aparecerá la boca del río Chimehuin, que trasporta las aguas del lago hacia el océano Atlántico.

Foto Federico Soto – RSM

Este río, es considerado un paraíso para los amantes de la pesca con mosca y mundialmente reconocido. Pero también, en los últimos años se convirtió en el favorito para realizar raffting, tanto el tradicional como Hidro Speed.

Pasando el puente, aparece en todo su esplendor el lago Huechulafquen. Comienza formalmente el Parque Nacional Lanín y se llega al Centro de Visitantes, donde hay sanitarios, se pueden estirar un poco las piernas y disfrutar del paisaje. Allí, se exhibe información del área natural y se vende el cobro de acceso al parque. Durante el trayecto, el lago acompaña a los visitantes sobre la izquierda.

Foto Federico Soto – RSM

Poco a poco se ingresa en un bosque ondulando entre ejemplares de casi cuarenta metros de altura, hasta llegar a la seccional del guardaparque. A partir de allí el camino se angosta.

Para los que desean quedarse más tiempo, hay áreas de acampe organizado en bahía Cañicul y Raquithue, donde también encontraran venta de comestibles y artesanías en las numerosas casas de pobladores rurales ubicadas a la vera del camino, todos ellos pertenecientes a la comunidad mapuche originaria del lugar.

Luego de 12 kilómetros se arriba a la otra seccional de guardaparque y el área de servicios de Puerto Canoa, un lugar ideal para sentarse a comer. Para los amantes de las excursiones lacustres, en el lugar se encuentra el muelle desde donde parte el catamarán José Julián que invita a recorrer durante una hora y media las aguas del Huechulafquen.

Los que prefieran quedarse en tirra firme pueden disfrutar de una amplia playa ideal para el descanso y de un sendero de interpretación natural, “El Bosque”, que es una caminata de 30 minutos aproximadamente ideal para abrir el apetito.

1 Comment on Fin de semana largo para pasear por el Huechulafquen

  1. Hola.precios para ingresar a conocer el parque.y si querés quedarte a acampar cuánto es el costo?gracias

Deja un comentario