Los Padres Organizados rechazan toda posibilidad de un retorno a la virtualidad

Hace algunos días los Padres Organizados de San Martín de los Andes, publicaron en sus Redes Sociales una carta que titularon: “Declaración de la Red de Familias y Padres Organizados por la Educación” en la cual manifestaron, una vez más, su postura en apoyo a la continuidad de las clases presenciales. Si bien hasta el momento no hay ninguna medida a nivel provincial relacionada con nuevas restricciones, muchos de los padres temen que por el aumento de casos y la ocupación de camas de las UTI se vuelva a las clases virtuales como ocurrió durante el ciclo lectivo 2020.

El escrito comienza haciendo hincapié en la forma en que las autoridades se manejaron durante este tiempo y en el compromiso que asumieron de hacer todo lo posible por no alejar a los niños de las aulas. En relación a este tema manifestaron que “quienes integramos la red de Padres Organizados observamos con absoluto desconcierto la conducta errática de las autoridades nacionales – y algunas autoridades provinciales – con respecto al compromiso asumido a inicios de este ciclo escolar en el que se anunció la priorización de la educación y el regreso a clases presenciales”.

El mayor temor nació luego de que el presidente de la nación, Alberto Fernández, tomara la decisión de suspender la presencialidad en la provincia de Buenos Aires por la escalada de aumentos de Covid. Tras lo cual manifestó que debía hacerse lo mismo en aquellas zonas llamadas de “alto riesgo epidemiológico”, entre las cuales, se encuentran algunas localidades de la provincia de Neuquén.

En este sentido, los Padres Organizados expresaron que “luego de un 2020 catastrófico que dejó sin escuela a millones de estudiantes y condenó a la pobreza a 6 de cada 10 niños y adolescentes, confiábamos que las aulas abiertas se convertirían en la bandera a sostener desde todos los sectores de la política. Pero tras pocas semanas de actividad escolar en las que se aplicaron (y funcionaron) los protocolos aprobados por el Consejo Federal de Educación, refrendados por el presidente Alberto Fernández que dijo “Sin salud no hay presente y sin educación no hay futuro”, advertimos que se vuelve colocar el costo de la gestión de la pandemia en los sectores más vulnerables de nuestra sociedad”.

Por último, los Padres Organizados volvieron a reafirmar su postura a favor de una educación presencial y remarcaron que “tanto la salud como la educación de los menores de 18 años están seriamente afectadas y ya no hay margen para seguir postergándolos. Por estos motivos, rechazamos toda decisión política que incluya otra vez el cierre de las aulas y cercene los derechos de nuestros niños y jóvenes”. Hasta el momento no hay ningún tipo de información oficial emitida por el gobierno o el Ministerio de Educación de la provincia en el que se prevea en el corto plazo el cierre de las escuelas y el regreso a las clases virtuales.

Mientras tanto, el Poder Ejecutivo envió al Senado de la Nación un proyecto de ley para establecer parámetros epidemiológicos y poder dividir el país en zonas con bajo, medio y alto riesgo de contagio de coronavirus y determinar así las restricciones de circulación y movilidad que podrá aplicar el Gobierno nacional en períodos de 21 días hasta diciembre de este año. Por su parte, la ministra de educación de la provincia, Cristina Storioni, explicó a medios provinciales que la situación se evaluará de manera diaria con Salud y señaló que hasta el momento ninguna escuela debió suspender la presencialidad y que los protocolos mostraron ser eficientes.

Los cierres de actividades en cada caso serán establecidos según la categoría de la localidad

Alarma epidemiológica: suspensión de clases presenciales en todos los niveles educativos por 21 días; transporte público sólo para trabajadores esenciales; cierre de shoppings y ferias en lugares abiertos o cerrados; cierre de locales de 19 a 6; los bares y restaurantes sólo podrán atender mesas al aire libre y tendrán que vender solo por delivery entre las 19 y las 6; prohibición de la práctica recreativa de deportes grupales de contacto en espacios al aire libre y cierre de gimnasios y clubes y prohibición de circular de 20 a 6.

Alto riesgo epidemiológico: se prohíben las reuniones sociales en domicilios particulares, salvo para la asistencia de personas que requieran especiales cuidados; reuniones sociales en espacios públicos al aire libre de más de DIEZ (10) personas; la práctica recreativa de deportes en establecimientos cerrados que no sean competencias oficiales bajo protocolos aprobados; las actividades de casinos, bingos, discotecas y salones de fiestas; la realización de todo tipo de eventos culturales, sociales, recreativos, religiosos y de cualquier otra índole en lugares cerrados que impliquen concurrencia de personas y la apertura de cines, teatros, clubes, gimnasios, centros culturales y otros establecimientos afines, salvo que funcionen al aire libre. A su vez, los bares y restaurantes no podrán estar abiertos entre las 23 y las 6 y en ese horario tendrán que vender por delivery.

-Riesgo epidemiológico medio: Las provincias definirán qué medidas aplicar.

-Riesgo epidemiológico bajo: Se mantienen las recomendaciones de permanecer con distancia social, favorecer las actividades en lugares abiertos y ventilados y promover la modalidad del teletrabajo.

2 Comments on Los Padres Organizados rechazan toda posibilidad de un retorno a la virtualidad

  1. Sin vida no hay educación.

  2. «padres organizados»… totalmente de acuerdo en el derecho a la educación, en la presencialidad «cuidada»… pero quizá deberían pensar y ver un poquito más allá, hasta donde están las otras personas cuyas necesidades van más allá de eso, que se pueden enfermar gravemente y terminarán muriendo en una terapia improvisada en un pasillo del hospital, solos!… tengan un poco de empatía y respeto por aquellas personas que ya han muerto, y ha dejado serios traumas psicológicos en niños, adolescentes y adultos. Este virus ya se ha llevado millones de vidas, y muchas de ellas también han sido niños. Está bien, las probabilidades son bajas, pero la estadística deja de tener sentido cuando el que se enferma en un ser querido, un hijo… van a insistir con la presencialidad cuidada hasta que veamos padres jóvenes y niños pidiendo ser atendidos en un hospital sin lugar o sin personal? No hay educación posible si no hay salud previa. Hasta el momento ningún niño se ha muerto por no saber leer ni escribir, pero muchas vidas se ha llevado este virus. Para seguir aprendiendo habrá tiempo de sobra, pero recuperar la vida de personas queridas no es posible. La educación y formación ciudadana también la aprenden en sus hogares, con el ejemplo de sus padres. Todos consideramos que en las escuelas siguiendo los protocolos adecuados, la probabilidad de contagio es baja… pero realmente cumplen el protocolo en todo momento? mantienen ventilación adecuada (puertas y ventanas abiertas) todo el tiempo? mantienen distanciamiento adecuado? utilizan barbijo/tapaboca correctamente colocado?… y lo que es más llamativo, ¿por qué esperamos o creemos que nuestros hijos cumplen esos requisitos si cruzan la puerta de la escuela y dejan de hacerlo? Nuestros hijos deben aprender a vivir en una sociedad que respeta al otro en todo momento. Si por fuera de la escuela fomentamos o avalamos las «juntadas», reuniones, fiestas, actividades extraescolares sin cuidados, «pooles» para traslados siempre con compañeros y amigos diferentes… o nosotros hacemos lo mismo, sin importarnos los cuidados, porque nos molesta el barbijo que nos quita la libertad de respirar aire puro… ¿qué podremos esperar de nuestros hijos, de la futura sociedad que ellos formarán como adultos? Si pretendemos continuar con la educación presencial, ¿es mucho pedir que mantengamos los cuidados necesarios también fuera de la escuela, y demos el ejemplo como adultos? ¿es tan grande el sacrificio para algo tan importante como la educación presencial? Quizá también sea importante recordar que esto no se va a terminar nunca, va a empeorar, en tanto el virus siga circulando entre adultos, adolescentes y niños, que no sirve con que la mayoría se cuide, porque con un 10% que no lo haga la situación seguirá igual, acá se requiere el esfuerzo y sacrificio de todos, la solidaridad y respeto de todos, si no prevalece la empatía esto no se termina. Queremos volver a tener los encuentros y abrazos que no tenemos hace tiempo, queremos volver a una sociedad mejor que la que dejamos tiempo atrás, esa sociedad en la que poco nos importaba la vida, educación y economía del otro, esa sociedad en la que afloraban las miserias humanas ya no deberíamos desearla más… pero para eso debemos empezar por reflexionar acerca de nuestros derechos que indudablemente también conllevan obligaciones, y deben estar fundadas en el respeto y solidaridad con el otro.

Deja un comentario