Convocan a una manifestación este lunes a las 13 horas para pedir presencialidad en las escuelas

Después de conocerse las medidas establecidas por el gobierno provincial, entre las que se encuentra la suspensión de las clases presenciales hasta el 21 de mayo, se inició una convocatoria a ir a la Plaza San Martín, este lunes 17 de mayo a las 13 horas, con un bocinazo, pidiendo la presencialidad. Según lo anunciado por Omar Gutiérrez, durante esta semana no asistirán los alumnos a los establecimientos educativos, aunque estos permanecerán abiertos.

En la convocatoria se manifiesta que las escuelas no son focos de contagio, algo que se argumentó desde los grupos de padres organizados que sostienen el reclamo de la presencialidad, y que esta semana fue apoyado por la coordinadora de Epidemiología de Zona Sanitaria IV en Villa La Angostura, Silvia Luzzardi. La profesional de la salud había declarado en un medio de esa ciudad que «las escuelas son el punto en el cual menos problemas tenemos. No hemos tenido brotes dentro de los establecimientos educativos».

Al mismo tiempo, desde el gremio de docentes neuquinos se pidió a través de un documento dirigido al gobernador la suspensión de clases presenciales por 15 días. Desde la Asociación de Trabajadores de la Educación de Neuquén (ATEN) consideraron, para este pedido los parámetros sanitarios que son: “razón”, “incidencia” y disposición de camas de Terapia Intensiva, basándose en el documento UBA/Conicet donde se explica la incidencia de la presencialidad en el aumento de casos.

2 Comments on Convocan a una manifestación este lunes a las 13 horas para pedir presencialidad en las escuelas

  1. Claudia Eugenia // 16 de mayo de 2021 en 17:48 // Responder

    porque no hacen cuando hay paro

  2. «padres organizados»… totalmente de acuerdo en el derecho a la educación, en la presencialidad «cuidada»… pero quizá deberían pensar y ver un poquito más allá, hasta donde están las otras personas cuyas necesidades van más allá de eso, que se pueden enfermar gravemente y terminarán muriendo en una terapia improvisada en un pasillo del hospital, solos!… tengan un poco de empatía y respeto por aquellas personas que ya han muerto, y han dejado serios traumas psicológicos en niños, adolescentes y adultos. Este virus ya se ha llevado millones de vidas, y muchas de ellas también han sido niños. Está bien, las probabilidades son bajas, pero la estadística deja de tener sentido cuando el que se enferma en un ser querido, un hijo… van a insistir con la presencialidad cuidada hasta que veamos padres jóvenes y niños pidiendo ser atendidos en un hospital sin lugar o sin personal? No hay educación posible si no hay salud previa. Hasta el momento ningún niño se ha muerto por no saber leer ni escribir, pero muchas vidas se ha llevado este virus. Para seguir aprendiendo habrá tiempo de sobra, pero recuperar la vida de personas queridas no es posible. La educación y formación ciudadana también la aprenden en sus hogares, con el ejemplo de sus padres. Todos consideramos que en las escuelas siguiendo los protocolos adecuados, la probabilidad de contagio es baja… pero realmente cumplen el protocolo en todo momento? mantienen ventilación adecuada (puertas y ventanas abiertas) todo el tiempo? mantienen distanciamiento adecuado? utilizan barbijo/tapaboca correctamente colocado? Abren las ventanas cuando viajan en colectivo?… y lo que es más llamativo, ¿por qué esperamos o creemos que nuestros hijos cumplen esos requisitos si cruzan la puerta de la escuela y dejan de hacerlo? Nuestros hijos deben aprender a vivir en una sociedad que respeta al otro en todo momento. Si por fuera de la escuela fomentamos o avalamos las «juntadas», reuniones, fiestas, actividades extraescolares sin cuidados, «pooles» para traslados siempre con compañeros y amigos diferentes… o nosotros hacemos lo mismo, sin importarnos los cuidados, porque nos molesta el barbijo que nos quita la libertad de respirar aire puro… ¿qué podremos esperar de nuestros hijos, de la futura sociedad que ellos formarán como adultos? Si pretendemos continuar con la educación presencial, ¿es mucho pedir que mantengamos los cuidados necesarios también fuera de la escuela, y demos el ejemplo como adultos? ¿es tan grande el sacrificio para algo tan importante como la educación presencial? Quizá también sea importante recordar que esto no se va a terminar nunca, va a empeorar, en tanto el virus siga circulando entre adultos, adolescentes y niños, que no sirve con que la mayoría se cuide, porque con un 10% que no lo haga la situación seguirá igual, acá se requiere el esfuerzo y sacrificio de todos, la solidaridad y respeto de todos, si no prevalece la empatía esto no se termina. Queremos volver a tener los encuentros y abrazos que no tenemos hace tiempo, queremos volver a una sociedad mejor que la que dejamos tiempo atrás, esa sociedad en la que poco nos importaba la vida, educación y economía del otro, esa sociedad en la que afloraban las miserias humanas ya no deberíamos desearla más… pero para eso debemos empezar por reflexionar acerca de nuestros derechos que indudablemente también conllevan obligaciones, y deben estar fundadas en el respeto y solidaridad con el otro.

Deja un comentario