La «Casa de La Mujer Juana Azurduy» tendrá calefacción y podrá comenzar a funcionar como refugio

Durante la pandemia por coronavirus las denuncias por Violencia Familiar y de Género crecieron notablemente en todo el país. Según detalló en el último informe Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLá), Neuquén se posicionó como la segunda provincia con mayor cantidad de femicidios, es por eso que RSM dialogó con Emilia Otharán, directora de Derechos Humanos, Equidad de Género, Diversidad y Mediación Comunitaria, para conocer en qué estado se encuentra actualmente la «Casa de La Mujer Juana Azurduy”. 

Si bien actualmente está funcionando de manera parcial, Emilia Otharán contó que “el miércoles, luego de realizar las gestiones pertinentes y conseguir el aporte económico, que en este caso llegó desde la legislatura, se realizó una modificación en la red de electricidad con la que se consiguió subir la tensión y de esa manera poner en funcionamiento toda la parte de protección, lo que se conoce como refugio”. 

Cabe recordar que el lugar no cuenta con conexión de gas natural, por lo cual, la única forma de calefaccionar es con electricidad.  En este sentido la funcionaria explicó que “es algo que no se previó en el 2018/19 cuando se realizó la instalación eléctrica y que debía ser especial para que el lugar cuente con todas las comodidades”. Por ese motivo, continúa funcionando de manera parcial y no como dispositivo de protección. 

Durante el 2020, el Observatorio de la Violencia contra las Mujeres (OVCM), dependiente de la Subsecretaría de las Mujeres – Ministerio de Ciudadanía del Gobierno de la Provincia del Neuquén indicó que 8.260 mujeres solicitaron asistencia por situaciones de violencia entre enero y diciembre. En el 99,11% de los casos las intervenciones registradas dan cuenta de que los casos de violencia, en su mayoría, se dan dentro del ámbito doméstico.  

Por esta razón, la funcionaria recordó que la oficina de Dirección de Derechos Humanos, Equidad de Género, Diversidad y Mediación Comunitaria está funcionando todos los días. Con respecto a esto, expresó que “nos asombra que continuamente están llegando personas para que las asesoremos” y aseguró que “hemos conformado un equipo profesional compuesto por una abogada, una psicóloga, una ayudante terapéutica y una mediadora” lo que hace que sea un espacio integral para las víctimas, “y no solo para las víctimas”, aclaró Emilia Otharán, “sino para quienes tienen dudas, necesidad de acompañamiento, de informarse o asesorarse”. 

Deja un comentario