La Dirección de Derechos Humanos, Equidad de género, Diversidad y Mediación continúa con las capacitaciones sobre la «Ley Micaela»

La Dirección de Derechos Humanos, Equidad de género, Diversidad y Mediación, continúa dictando talleres de capacitación sobre la “Ley Micaela”. Los mismos son obligatorias para los tres poderes del estado Nacional: Legislativo, Ejecutivo y Judicial, con el objetivo de diseñar políticas públicas con perspectiva de género. 

Foto Dirección de Derechos Humanos, Equidad de género, Diversidad y Mediación

Durante la jornada del día miércoles se llevó a cabo una nueva jornada de capacitación en el Teatro San José, de la que participaron empleados municipales de distintas áreas y Secretarías. 

Emilia Otharán, directora de Derechos Humanos, Equidad de género, Diversidad y Mediación, le contó a RSM que “a partir de este mes, San Martín de los Andes, va a ser la tercera ciudad que esté incluida en del observatorio de violencia de género en la provincia”. 

Por otra parte, resaltó: “Estamos trabajando con las capacitaciones de la Ley Micaela, somos el organismo responsable de hacerlo” y detalló que “empezamos con los empleados municipales de distintas áreas y por el tema de la pandemia tuvimos que parar, pero entonces aprovechamos y pudimos hacer una cosa de las más solicitadas en el Consejo de género que fue la capacitación a la policía”, la cual se llevó a cabo durante el mes de junio. 

Asimismo, aclaró que “en realidad es una capacitación que debería hacer la provincia, que se está haciendo, pero no de manera presencial y como iba con otros tiempos nos lo solicitaron y nos pareció muy interesante”. 

Foto Dirección de Derechos Humanos, Equidad de género, Diversidad y Mediación

SOBRE LA “LEY MICAELA”: 

Fue promulgada el 10 de enero de 2019 y lleva su nombre en conmemoración de Micaela García, una joven entrerriana de 21 años, que fue víctima de femicidio en manos de Sebastián Wagner. 

La plena aplicación de la Ley tiene como objetivo aportar a la adquisición de herramientas que permitan identificar las desigualdades de género y elaborar estrategias para su erradicación, buscando transmitir herramientas y (de)construir sentidos comunes, que cuestionen la desigualdad y la discriminación, y transformen las prácticas concretas de cada cosa que hacemos, cada trámite, cada intervención, cada proyecto de ley y, en definitiva, cada una de las políticas públicas. 

Se trata de una oportunidad para jerarquizar la formación y ponerla al servicio del diseño de políticas públicas con perspectiva de género en todo el Estado. 

Deja un comentario