Mamusia: una abuela emprendedora que dejó un gran legado familiar

Había una vez una señora inquieta y curiosa, que gustaba de hacer dulces y bañar frutos en chocolate para dar a su familia y regalar. Era tan bueno lo que hacía que la gente empezó a pedir cada vez más. Fue en ese entonces cuando se encendió la chispa de lo que hoy es la chocolatería más antigua de San Martín de los andes, continuando en manos de su nieta Faustina. Es a través de su voz que conoceremos más detalles sobre esta gran historia.

“Mis abuelos vivían acá en San Martín desde hacía años y se dedicaban a otras cosas que no tenían nada que ver con el chocolate, pero a mi abuela le encantaba cocinar y hacer postres para cuando venían amigos. Hacía siempre unos higos bañados en chocolate y unas trufas, que las seguimos haciendo en la chocolatería. Eso fue lo primero que empezó a hacer y le compartía a todos”, relata Faustina Villalba, con la voz llena de amor.

Mamusia significa “mamita” en polaco, apodo que llevaba esta emprendedora mujer, esposa, madre, abuela y creadora de un negocio que en 2022 cumplirá 50 años. “Mi abuelo le empezó a pedir que haga chocolates para regalar y la gente también le comenzó a pedir. Así que aprendió la receta polaca y arrancó”, explica su nieta, con orgullo y emoción.

Todo comenzó en la casa de mamusia, en Mariano Moreno al fondo, contra la montaña. Allí funciona actualmente la fábrica de la chocolatería. Más tarde, en 1980, pudieron comprar la casita de la esquina de San Martín y Moreno, donde hasta hoy funciona el local comercial. “La gente empezó a pedir diferentes variedades, con dulce de leche y sin alcohol. En esa época era difícil conseguir la materia prima así que fue armando las variedades a medida que fue pudiendo. Todo lo hacía ella sola en la cocina de su casa.”

Con el tiempo tuvo que empezar a contratar personal porque la demanda fue aumentando y ya no podía hacerlo sola. Así fue que incorporó primero a una chica, después a otra y actualmente son 28 trabajadores que forman parte de la familia de Mamusia. “Mi abuelo se dedicaba a llevar los números de muchos vecinos, pero dejó ese trabajo para empezar a colaborar en la chocolatería. Fueron aprendiendo juntos, innovando, agregando cosas. Armaron el negocio de la esquina, incorporaron el chocolate en rama, las mermeladas. Después estuvo a cargo de mi mamá por unos años. Ahora nosotros somos tercera generación.”

“Yo me crié ahí adentro. Lo que más quería era que mi abuela me cuidara para estar ahí, en su cocina, con ese olorcito. Probar cosas, ayudarla. Me dejaba ayudar un montón y así aprendí. Todo eso es mi vida”, relata Faustina desde sus recuerdos de infancia. Además agrega algunas recomendaciones: el bombón de dulce de leche, que es un clásico muy pedido por turistas; cascaritas de naranja bañadas en chocolate amargo; bombones marroc; y bombones de cacao y avellana.

La imagen de Mamusia es única. Esas flores y aves que identifican su marca vienen de una técnica de arte polaca artesanal, que la misma mamusia hacía con sus manos, recortando círculos plegados de papel de seda y pegados superpuestos. Pajaritos, flores y pavos que decoran las paredes del local y todo el packaging de la marca remiten a esa histórica tradición.

De 9 a 23hs, la familia de Mamusia nos espera en su icónica esquina de Avenida San Martín y Mariano Moreno para disfrutar de su enorme variedad de chocolates, bombones, ramas, dulces y helados. Además se puede hacer pedidos por Hookau o encargar y retirar en el local, llamando al 294614947 o 2972 427560.

Deja un comentario