Cuidar de la Salud Mental es parte de los hábitos saludables

El Punto Saludable del Ministerio de Salud de la provincia del Neuquén, manifestó la importancia de los hábitos saludables en la vida diaria. En este caso, hicieron especial hincapié en la salud mental, como parte fundamental del bienestar de las personas que, en muchos casos queda en último lugar.

Diverse friends covered with emoticons

En este sentido manifestaron: “Cuando hablamos de Hábitos Saludables, parece que todos tenemos claro qué tipo de aspectos debemos promover y cuáles evitar: hacer actividad física, comer sano, descansar las horas adecuadas o limitar el consumo de alcohol, entre otros”. 

Sin embargo, resaltaron que son muy pocas las veces en las que se habla de la salud mental. Con relación a esto indicaron: “Cuando nos encontramos mal físicamente (con alguna dolencia física) acudimos a una consulta médica, en cambio si tenemos alguna dificultad o problema emocional o psicológico, se nos olvida, o la relegamos. Y lo que es peor, en lugar de centrarnos en potenciar y cuidar nuestra parte sana cuando existe, nos centramos en ella cuando enferma”. 

Es por eso que explicaron que se puede hacer para cuidar la salud mental. En primer lugar, enfatizaron que “Es importante que no separemos nuestra salud mental de nuestra salud física. La salud mental es parte integral de la salud; tanto es así que no hay salud sin salud mental”

Asimismo, crearon un punteo de cosas que se pueden hacer, para mantener o mejorar la salud mental. A continuación, se detallan algunas de ellas: 

• Dar salida a nuestras emociones y fomentar la ventilación emocional cuando lo necesitemos. Esto no significa que vayamos contando nuestros problemas a todo el mundo, sino que evitemos bloquear o anular nuestras emociones y les demos salida: llorar si lo necesitamos, hablar sobre lo que nos preocupa o nos hace sentir mal, escribir nuestras preocupaciones o hablar con alguna amistad, son algunas de las cosas que nos pueden ayudar a liberar nuestra carga emocional. 

• Planificar actividades agradables que nos gusten, nos hagan sentir bien. Evidentemente, el horario y ritmo de vida que llevamos en la actualidad, no siempre nos permite pararnos a disfrutar como nos gustaría. Sin embargo, debemos aprender a dejarnos un tiempo para hacer algo que nos ayude a reconectar y eliminar el estrés del día a día. 

• Responsabilidad: aprender a hacernos responsables de lo que ocurre en nuestra vida. Si algo no está bien, no funciona o nos hace daño, podemos buscar estrategias para intentar cambiarlo. 

 Cultivar vínculos sociales: Promover lazos sociales solidarios. Fomentar y cultivar redes de apoyo mutuo. Participar en espacios con otras personas.  

• Aprender a marcar límites: este es quizá el punto más importante. Aprender a respetarnos, a decir que NO cuando así lo sintamos, sin considerar que está mal por ello ni dar explicaciones. Decir que NO implica un límite que es importante ejercitar. 

Deja un comentario