Otra vez una escuela con problemas en la caldera, en este caso se trata de la Escuela N°7 de Junín de los Andes

Desde el 29 de septiembre los alumnos de la escuela N° 7 “Tomás Falker”, de Junín del Andes tiene suspendidas las clases por una falla en la caldera de la institución. La preocupación crece dentro de la comunidad educativa debido a la cantidad de días que están perdiendo los chicos y, porque hasta el momento, no saben cuándo se volverá a la presencialidad. 

Por la pandemia y las cuestiones sanitarias que son de público conocimiento, los alumnos estuvieron más de un año sin tener clases presenciales, con todo lo que eso significa. Docentes, alumnos y padres coinciden en que la virtualidad no reemplaza el vínculo y aprendizaje que se genera en las aulas, pero el miedo que la tragedia de Aguada San Roque se repita hace que cualquier desperfecto dentro de la institución encienda la alarma sobre las condiciones edilicias en las que se concurren. 

A través de una nota publicada en el Facebook de información general de la escuela, un grupo de padres expresaron su preocupación ante la prolongación de la suspensión de clases por un lado y por el otro por la falta de mantenimiento de la institución. En el escrito, dirigido a la directora, manifestaron: “nos dirigimos a usted a los efectos de presentar esta nota como familias de la escuela N°7 expresando nuestra preocupación por el estado de la calefacción de la escuela donde concurren nuestros hijos e hijas”. 

Debido a problemas con la caldera, ya llevan casi diez días sin clases presenciales. En este sentido, no solo remarcaron la cantidad de días sin asistir, sino que hicieron especial hincapié en el riesgo que conlleva ir a la escuela. Con respecto a esto aseguraron: “Esta misma situación se viene dando desde muchos años atrás. Algunos padres/madres/tutores esperamos pacientemente, pero a su vez nos preguntamos… ¿Vamos a permitir que nuestros hijos/as (lo más preciado que tenemos) vuelvan a concurrir con una calefacción que, a pesar de que en el 2018 fue cambiada completamente, siguen los episodios de roturas y fallas constantes? ¿Qué pasaría si estando nuestros hijos/as en la escuela se clava la calefacción a una temperatura alta que la lleve a una explosión?”. 

 Si bien, es cierto que los problemas edilicios en todas las escuelas de la provincia no son algo nuevo, muchos se profundizaron debido al año entero en que no se hizo ningún tipo de mantenimiento.  

Un dato no menor, es que la salida de emergencias está ubicada en la misma dirección donde se encuentra la caldera, es por eso que los padres aseguraron que “sabemos que frente a una contingencia no se llegaría a evacuar a todas las personas que están ahí adentro” y agregaron: “Suena muy fuerte, para otros puede sonar exagerado, pero todo está bien hasta que suceden las cosas y las lamentamos las tragedias”. 

Por último, remarcaron: “En este momento somos nosotros/as quienes exigimos al CONSEJO PROVINCIAL DE EDUCACIÓN una renovación completa de dicha caldera y a su vez garantizar las clases presenciales, aunque sea en otra institución” y afirmaron: “No olvidamos que en la provincia han existido explosiones en escuelas por causas similares a lo que está sucediendo en la nuestra con saldos lamentablemente no deseados”.  

Deja un comentario