«Il figlio di Chichilo” se renueva: un nuevo local y las pastas que aman los sanmartinenses

Con veinticinco años de experiencia siguiendo la tradición familiar, la casa de pastas Chichilo se mudó a un nuevo local para seguir brindando el mejor servicio a sus clientes de toda la vida y a los primerizos que vendrán. A pocos metros de su antigua ubicación, en Luis Goñi y Ruta 40, en el barrio La Cascada, el nuevo espacio resplandece y se llena de novedades.

“Este es un negocio familiar, que viene de herencia de mi padre y mi tío. Empezamos con una fábrica en San Bernardo, en la costa atlántica, en la década del 80. Ese local continúa de la mano de mi primo. En 1991 abrimos una fábrica grande, con panificadora, en Neuquén capital y de ahí, en el 95 nos vinimos a San Martín”, cuenta Daniel, del otro lado del lustroso mostrador. 

La historia continúa en el negocio de Elordi y Carderón, donde trabajaron desde 1995 hasta 2008. “En ese local se criaron mis hijas. Tenemos tantos recuerdos y anécdotas. Yo solo miro para atrás para ver el camino que llevamos recorrido”, dice este artesano de la pasta que entre charla y charla supervisa los últimos detalles de instalación de la nueva casa Chichilo.

“Después de tantos años formamos un vínculo muy fuerte con la comunidad sanmartinense, de confianza y retribución. Yo siempre digo que donde entra un cliente sale un amigo, y es así. Acá tenemos clientes que venían con sus papás cuando eran chiquitos y ahora vienen con sus propios hijos. Tenemos toda una vida trabajando en el rubro, siguiendo la tradición y manteniendo la calidad con los mismos proveedores que nos acompañan desde el comienzo”.

Desde el 2011 que Chichilo atiende al público en La Cascada. A lo largo de los años fueron creando una marca indiscutida en el consumo local de pastas. “Nos especializamos en pastas frescas, desde las más clásicas hasta rellenos que fuimos adaptando al gusto de los clientes. Agregamos opciones vegetarianas y pastas secas sin TACC. Pronto tendremos también pastas integrales veganas secas. Todo sin conservantes”, explica Daniel.

Las pastas artesanales de Chichilo se caracterizan por la nobleza de su materia prima y eso mismo marca la calidad. “Lo que más se lleva la gente son los sorrentinos de jamón y muzzarella.  No pueden faltar, me los piden siempre. Después, a mí me encantan los agnolotis y los tallarines, esos que se pueden comer con un hilito de aceite de oliva y un poquito de perejil”, dice este maestro y la boca se nos hace agua. 

Para aumentar el deseo en los paladares sanmartinenses, Chichilo ofrece conservas mendocinas, aceites de oliva premium, variedad de salsas, tomates secos y pastas secas de diferentes tipos de harina, incluidas las de legumbres. Además, en cartelera brillan las variedades de ravioles, canelones, ñoquis, tallarines y sorrentinos de cordero, de trucha o con rellenos clásicos.

“Mi agradecimiento es para todos los que trabajaron tanto para armar este nuevo local en tiempo record. Cerramos un domingo al mediodía y al jueves siguiente ya estábamos abriendo acá. Por supuesto también agradecido a mi equipo de trabajo, mi familia, los proveedores que nos acompañan desde hace tantos años y a todos nuestros clientes, que siempre confían y vuelven”, concluye Daniel, invitando a todos los vecinos a acercarse y conocer las nuevas y resplandecientes instalaciones.

Ubicados en Luis Goñi y Ruta 40, en La Cascada, atienden de martes a sábados de 10 a 13:30 y de 18 a 21hs. Los domingos abren por la mañana, de 10 a 13:30. Se toman pedidos por teléfono al 429745. Pueden seguir las novedades de Chichilo en Facebook e Instagram. 

Deja un comentario