¿Por qué octubre es el mes Rosa?

Bajo el objetivo de generar conciencia y promover controles y diagnósticos tempranos, cada 19 de octubre se celebra mundialmente el “Día Internacional de la Lucha Contra el Cáncer de Mama”. En este marco, la Organización Mundial de la Salud estableció el décimo tramo del año como el mes de concientización de la enfermedad, que quedó instalado popularmente como mes Rosa. 

pink ribbon on top of a paper

La ministra de Salud de Neuquén, se expresó en las redes sociales sobre este tema y manifestó: “Como todos los años, octubre es el mes de la sensibilización sobre el #CáncerDeMama y los equipos de salud visibilizamos la importancia de la detección temprana para acceder a un tratamiento oportuno”. 

Según explicaron desde la Sociedad Argentina de Mastología (SAM), este tipo de cáncer es el tumor maligno más frecuente en las mujeres. Se origina por el crecimiento rápido y desordenado de las células que revisten los conductos de la mamá y si no es tratado de manera temprana, puede avanzar hacia otras regiones del cuerpo, principalmente los ganglios linfáticos axilares. 

En nuestro país, se calcula que 1 de cada 8 mujeres que hayan alcanzado la edad de 80 años habrá desarrollado la enfermedad en algún momento de su vida. Especialistas médicos, aseguraron que se detectan entre 15 mil y 20 mil nuevos casos por año y aunque no puede evitarse, es posible realizar lo que se conoce como prevención secundaria. 

Por su parte, la ministra de Salud aseguró: “La pandemia, con sus situaciones inéditas y urgentes provocó que muchos controles de salud fueran relegados durante al año pasado. El recordatorio de octubre es un buen hito para difundir la importancia de retomar los estudios preventivos, como la mamografía. El examen clínico mamario es parte de los controles de rutina, clave para la prevención y detección temprana del cáncer de mama”. 

Justamente, la prevención secundaria, consiste en el diagnóstico precoz para comenzar con el tratamiento en sus etapas iniciales, con terapias menos agresivas y mejores resultados. Debido a que en sus inicios la enfermedad es asintomática en esta etapa solo puede detectarse mediante la realización de los controles periódicos, con estudios de imágenes, en las mujeres que no tienen ningún síntoma. La SAM recomienda realizar una mamografía anual a partir de los 40 años en las mujeres sin antecedentes familiares y diez años antes de la edad de presentación familiar en los casos que si tengan antecedentes. 

EL AUTOEXAMEN MAMARIO 

Los expertos afirman que el autoexamen mamario sirve, debe difundirse, enseñarse y recomendarse para que cada mujer pueda conocer su mama y detectar la aparición de algún signo de alarma en los meses intermedios entre la última consulta con el médico y la próxima. 

Sin embargo, el mejor diagnóstico es el que se hace a través de estudios de control en pacientes sin síntomas, ya que si el nódulo es detectado por la mujer en su autoexamen quiere decir que ya tiene un tamaño más grande, mayor a 1 cm, lo que permite que sea palpable. 

APARICIÓN DE LOS PRIMEROS SÍNTOMAS: 

Cuando ya existe algún síntoma del cáncer de mamá, significa que la persona ha salido de la etapa inicial, asintomática. El signo más frecuente es la palpación de un tumor nódulo o dureza en la mamá. 

Hay otros síntomas de menor ocurrencia, como la retracción o hundimiento en la piel o el pezón, el enrojecimiento a nivel de la piel de la mamá, la descamación del pezón, el derrame de sangre por el pezón y la palpación de un bulto en la axila. 

Cuando la mujer detecta alguno de estos signos, debe consultar inmediatamente al especialista para aclarar su origen. 

FACTORES DE RIESGO: 

Si bien el cáncer de mamá puede afectar a cualquier mujer y ninguna queda exenta de esta posibilidad, se han identificado factores que pueden aumentar el riesgo de tener la enfermedad. Estos se dividen en dos grandes grupos: 

Los no modificables: ser mujer y la edad, para que la posibilidad de desarrollar cáncer de mamá aumenta con los años. tener antecedentes familiares 

Los modificables: cuidar el peso, debido a que el sobrepeso – especialmente después de la menopausia- aumenta la posibilidad de desarrollar la enfermedad. También es recomendable moderar el consumo de alcohol no fumar y analizar detenidamente la utilización de terapias de reemplazo hormonal. 

Deja un comentario