Las empresas empiezan a demandar eventos presenciales para fortalecer los vínculos y transmitir cultura

Encuentros al aire libre, de día, y con actividades para generar integración y promover los vínculos duraderos: así son los eventos que empiezan a proyectar las empresas de acá a fin de año.

En paralelo con las dinámicas híbridas, los encuentros face to face tienen cada vez más demanda. Las fiestas o jornadas a la tarde o a la mañana, que involucran un almuerzo, un desayuno, un brunch (o todo eso junto) y en un espacio abierto y natural son las propuestas más pedidas en lo que va del último semestre del año.

La alternativa sintoniza con el inicio de las temperaturas más agradables que propician el disfrute del sol y el verde. También ganan, los planes en terrazas, patios o balcones importantes. Todo depende de las variables: cantidad de invitados, posibilidades espaciales o lineamientos de la empresa. A veces hay carpas, silloncitos o livings agrupados con diferentes temáticas. Si es una estancia o quinta, las propuestas pueden incluir una bicicleteada, algún partido de fútbol o un plan con pileta. Siempre hay una excusa o un motivo convocante para juntarse de nuevo. Lo importante es romper el hielo y reencontrarse de una manera más cercana y real. “El objetivo principal es que los equipos de trabajo se entretengan y la pasen bien, pero además que se conozcan entre ellos, circulen ideas y se vinculen de otra manera”, analiza Martín Vicencio, Sales para Argentina y Chile de BW Comunicación Interna.

Punto para todos

La necesidad de la gente estaba latente. Puntualiza Vicencio: “Durante todo el año, en las encuestas relevadas venía apareciendo con intensidad la manifestación de volver a verse cara a cara, sin pantallas. Si bien para alguien quizás no resulta tan cómodo, y a veces tantos meses de trabajo remoto pueden generar cierta reticencia a la hora de pensar en asistir a un encuentro presencial, incluso también hay cierto temor, las encuestas muestran la importancia que los colaboradores le otorgan a la posibilidad de verse cara cara. El home office es muy valorado pero en cuanto aparece la opción de un encuentro presencial, y mucho más si está relacionado a un festejo, la gente se entusiasma y se suma enseguida”.

Muchos son los motivos que traccionan la tendencia. Uno de los fundamentales es que los eventos permiten que la gente se vea las caras, incluso por primera vez, sin pantallas de por medio. Varios equipos comenzaron a trabajar de manera virtual, sin cruzarse ni un día en la oficina. Conocerse puede hacer la diferencia. “Está demostrado que cuando un equipo se conoce y está integrado, las empresas logran mejores resultados laborales. A su vez, las empresas se dieron cuenta de cuánto valor tiene la presencialidad en pos de fidelizar y transmitir su cultura organizacional, la misión, sus valores y objetivo”, comparte el especialista.

En definitiva, los eventos generan beneficios esenciales tanto para colaboradores como para las empresas. Los colaboradores lo valoran, se sienten reconocidos y perciben la acción como un beneficio, como un mimo destacable. La organización, por su parte, es consciente de cuánto ayuda un evento a fidelizar e identificar al equipo con la firma.

El mejor plan

Las jornadas de integración y las fiestas de fin de año, son los formatos de encuentros más requeridos últimamente. Y si bien las fiestas de fin de año suelen tener un carácter más festivo, muchas empresas unifican el plan, el primero presencial desde el 2020, y aprovechan las jornadas para despedir el 2021 con un brindis. Puede haber sorteos, actividades de trabajo en equipo, juegos interactivos o trivias. En los eventos cada acción está pensada para promover la integración. Como explica Vicencio, la búsqueda tiene que ver con poder tener una mirada distinta del otro, con salir del propio rol para encontrarse en un espacio sin verticalidades, más allá de la posición o rol que tenga esa persona en la empresa.

Las actividades se diseñan en función de la empresa y es muy gratificante que siempre se generan expectativas en relación a lo que va sucediendo en la jornada y ese suspenso contribuye también a lograr los resultados buscados: festejar y divertirse a la vez que el trabajo en equipo y la cultura organizacional se fortalece y expande.

Deja un comentario