De la mano del chef Federico Castro, la cocina de Fogo en Spring Creek Lodge sorprende en la región

En Junín de los Andes, luego de transitar unos pocos kilómetros de la ruta que conduce al lago Huechulafquen, se encuentra Fogo Restaurante, dentro de Spring Creek Logde, en el valle del río Chimehuín, con vista al siempre imponente Volcán Lanín. Hace un año -lo celebraron hace unos pocos días atrás-, nació en plena pandemia esta propuesta que rápidamente ocupó un lugar de privilegio en la gastronomía de la región, aportando frescura y calidad en cada plato.

Foto: RSM

Su chef, Federico Castro, de amplia trayectoria, dialogó con Realidad Sanmartinense y aseguró que se trata de ofrecer una gastronomía distinta “en el medio de la nada”. Arrancaron en plena pandemia con una propuesta de “Fogo en Casa”, para llevar a cada hogar, vía delivery, un servicio de carta reducida de platos envasados al vacío. Luego, cuando se fueron levantando las restricciones, surgió Fogo Restaurante, para poder recibir a sus comensales ahora en su propia casa, dentro de Spring Creek Lodge. Y la gente recibió la propuesta de la mejor manera.

En Spring Creek, el equipo de Fogo atiende y da de comer durante la semana a los pescadores que se alojan en el lodge, mientras que los domingos abren exclusivamente para el público general, solamente con almuerzos y el disfrute de la tarde en un entorno increíble, que permite sumar experiencias de cordillera y naturaleza pura en la Patagonia. Para hacer reservas utilizan la plataforma Instagram, donde van compartiendo a su vez durante la semana el proceso de los platos que están elaborando y que se degustan cada fin de semana.

Si bien están preparando la carta de verano, los platos varían y sorprenden cada vez, pues se basan en los productos de estación que emprendedores locales ofrecen en la zona. “Vamos a alguna huerta a recolectar, o a buscar hongos, y compartimos el itinerario de cada plato con nuestros comensales que disfrutan el domingo del menú, generado a raíz de los productos de la época”, afirma Federico. Por las dudas, agrega: “Ponemos en valor lo que tenemos en el entorno, y eso nos permite dar una sorpresa cada fin de semana en los platos elaborados”.

“Nos gusta utilizar todos los espacios, interiores y exteriores, para sorprender en cada propuesta”, afirma el chef. Luego busca definir: “La nuestra es una cocina itinerante, donde nuestro fuerte y donde más nos divertimos es en los fuegos. El horno de barro, el asador,  un fogonero nuevo que tendremos para cocinar afuera e interactuar con nuestros huéspedes y comensales, para que puedan disfrutar de una nueva experiencia en Fogo”. 

El aniversario del restaurante fue una fiesta. Discjockey, tragos y los platos que acompañaron desde el inicio todo este primer año de vida. Mientras la tarde caía plácidamente en la cordillera, se ofrecían tragos, donde destacaba el Tónico Creek, elaborado con una reducción de malbec, frutos rojos, el gin Puente Blanco de San Martín de los Andes y Tónica. Se ofrecía una tabla con los clásicos de su primera etapa como las alitas barbacoas a la parrilla, sándwiches de bondiola braseada al horno de barro y de vacío, entre otros.

Fogo Restaurante se ha convertido en una experiencia ineludible a vivir algún domingo. Con una propuesta delicada pero de campo, de alta gastronomía pero cercana, una puesta en valor de los productores locales en un entorno único, con una vista increíble. Los detalles cuidados para vivir una gran experiencia. Ahora solo hace falta acercarse para probar los platos, terminar de descubrir la propuesta y agendarlo entre las opciones de verano y de todo el año, para disfrutar de una experiencia culinaria diferente en la cordillera neuquina. Súper prometedora.

@fogo_restaurante_patagonia

Deja un comentario