Circuito Arrayán, el infaltable si visitas San Martín de los Andes

Una de las vistas más hermosas de la ciudad la tiene el mirador de Arrayán y por eso se convierte es uno de esos paseos imperdibles si estás de visita en San Martín de los Andes. El recorrido comienza en la costanera del lago Lácar y se puede hacer caminando, en auto o bicicleta, de cualquier manera, será un paseo increíble del que no te vas a olvidar. 

Para llegar es muy sencillo, tomando de referencia el muelle de la costanera a trescientos metros encontrarás una bifurcación, allí vas a elegir el camino de la izquierda que es el que te va a llevar a los miradores y a una aventura increíble de bajo costo y mucha diversión. Yendo por allí hacia el Sur, se toma la cuesta César Quiroga, a mano izquierda de la salida a la Ruta Nacional 40. El camino asfaltado va subiendo hasta la curva donde se encuentra el ex-hotel Sol de los Andes y más adelante, donde comienza el ripio se gira a la derecha para iniciar una serie de ascensos leves que bordean el casco céntrico alcanzando vistas cada vez más amplias del Lago Lacar y la Costanera. 

Durante casi un kilómetro de ripio se circula por la Ruta Provincial 19, que se trata del camino originario para llegar al Cerro Chapelco. Después de esa distancia se continúa por el camino de la derecha, y a unos 600 metros se alcanza el Mirador Arrayán, un lugar para detenerse y apreciar una de las más hermosas vistas de San Martín de los Andes. 

El mirador está protegido por barandas y cuenta con rampa de acceso. Además, en el lugar, vas a encontrar carteles informativos y un paisaje sin igual que te va a dejar boquiabierto. Debajo verás la ciudad y la costanera del lago Lácar con su muelle, de frente al mirador el cerro Bandurrias, y todo el esplendor del lago, rodeado de cordones montañosos, bahías y bosques. 

El lugar tiene bancos donde descansar, sacar fotos, y contemplar toda la belleza que la aldea de montaña tiene para ofrecer y de la que, probablemente, jamás te olvides. A continuación, un leve ascenso de 400 metros llevará a los visitantes hasta la emblemática “Casa de Té de Arrayán” que además de ofrecer gastronomía regional presenta una impactante vista del Lago Lácar. 

Foto: Federico Soto – RSM

La recomendación para aquellos que realicen el recorrido a pie es el de regresar tras llegar a este punto, pero si viajan en automóvil o bicicleta pueden continuar y conocer algunos recovecos de la ciudad.

El ascenso continúa por 1 km más, hasta alcanzar los 1000 msnm. Allí el camino cruza hacia la ladera norte de la montaña por lo que la vegetación y el paisaje cambian por completo. Rodeado de Coihues y Ñires el circuito comienza a descender para recorrer casi 3,5 kilómetros hasta llegar al camino de Los 7 Lagos. Tomando la mano que va hacia la derecha se inicia el retorno por asfalto que finaliza en el centro de la ciudad, pasando por la playa Catritre y recorriendo 5 kilómetros la margen sur del Lago Lácar. 

Casi en el inicio del circuito se genera una alternativa para quienes quieran realizar un circuito urbano, conociendo otra cara de la ciudad. En la primera bifurcación en el ripio, en lugar de ascender por la derecha se puede girar a la izquierda para recorrer la Ruta Provincial 19 hacia abajo. Este camino pasa por la zona más alta del Barrio Cantera, con construcciones voladas sobre la ladera de la montaña y finaliza en la calle Félix Amador y su intersección en la Av. Koessler.  

Desde allí, se puede volver por la Calle Los Cipreses hacia el Oeste, paralela a la Av. Koessler recorriendo uno de los barrios más atractivos del centro de la ciudad. Esta calle bordea el arroyo Pocahullo y lo cruza. Los Cipreses finaliza en la Calle Curruhinca, y siguiendo la dirección del tránsito se puede tomar a 50 metros la Calle Pte. Roca continuando hacia el Oeste o bien hacer 50 metros hacia la izquierda y tomar la Av. San Martín en la misma dirección, atravesando el centro de la ciudad. 

Deja un comentario