Según las primeras hipótesis la muerte del joven oriundo de Quilmes habría sido un accidente

Se espera el resultado del informe de la autopsia del joven de 22 años, oriundo de la localidad bonaerense de Quilmes, que se encontraba en nuestra ciudad desde hace algunos meses viviendo y que fue hallado ahogado sin vida en el Lago Lácar. Las primeras informaciones confirman que no se trató de un crimen y que la hipótesis más fuerte sería la de un accidente.

«El Jefe Fiscal, Fernando Rubio, dispuso algunas medidas urgentes. La autopsia se realizó este domingo, aún no hay resultados preliminares, pero sí presentaba varios politraumatismos, por lo que se trabaja en varias hipótesis que son materia de investigación para ir descartando algunas de ellas. Por el momento nada hace pensar que se trate de un hecho violento», sostuvo el Comisario Inspector Juan Carlos Ibarra, Director de Seguridad Interior de Junín de los Andes, quien dialogó con RSM Radio.

Ibarra además explicó que «conforme a los primeros indicios y vestigios recogidos en el lugar estamos trabajando sobre una presunta hipótesis porque es una altura considerable de unos 10, 12 metros. Es una zona escarpada que tiene directamente una caída al lago. Se pudo haber caído o largado, pero es una tarea propia de la investigación».

En la jornada de este lunes por la tarde RSM pudo averiguar que en la autopsia que el joven habría sufrido varios golpes. Éstos podrían haber sido provocados por una caída al lago lo que habria generado el posterior ahogamiento.

Fuentes de Fiscalía informaron la identidad de la víctima. Se trata de Lautaro Álvarez, que residía en la localidad cordillera desde diciembre pasado y trabajaba en una reconocida confitería de la costanera del Lago Lácar. 

Deja un comentario