A siete años del primer grito de “Ni Una Menos” los reclamos siguen vigentes

El femicidio de Chiara Páez, en 2015, fue el detonante para despertar una ola que no para de crecer y de exigir justicia. Como cada año habrá actividades en todo el país, en este caso el lema que acompañará será: “¡Vivas, libres y desendeudadas nos queremos! El Estado es responsable”. 

Foto: Federico Soto – RSM

Cabe recordar, que este hito social, tomó relevancia en toda América Latina y otros países del mundo. La cantidad de femicidios producidos ese año hicieron que la comunidad se enfrente a la violencia machista y fue con la organización de las mujeres, a través de redes militantes en distintas regiones, que surgió ese primer grito de “Ni Una Menos”. 

Aquel 3 de junio, frente al Congreso de la Nación, se convocaron más de 250 mil personas para visibilizar los femicidios y pedir soluciones urgentes. Las protestas se replicaron en 120 puntos a lo largo y ancho del país que llegó a reunir a 400 mil manifestantes. 

Este año, desde la agrupación Pan y Rosas San Martín de los Andes, llamaron a concentrarse en Plaza San Martín, este viernes a las 17:30 horas. En este sentido, manifestaron: “Es urgente volver a organizarnos para luchar contra los femicidios, transfemicidios, travesticidios y contra todo tipo de violencias”. 

Por su parte, desde Mumalá, aseguraron: “La cantidad de femicidios producidos en Argentina fueron el detonante del hartazgo de la comunidad frente a la violencia machista, provocando el primer grito de Ni Una Menos”. 

Según los informes de Mujer de la Matria Latinoamericana, ocurrieron 1956 femicidios desde el año 2015 a mayo del presente año: un promedio de 1 femicidio cada 33 horas. Del total, 1685 fueron femicidios directos, 92 fueron femicidios vinculados de niñas, 131 fueron femicidios vinculados de niños y 48 trans/travesticidios. 

Asimismo, Pan y Rosas SMA, indicó: “El Estado y los Gobiernos son responsables de legitimar y reproducir la violencia patriarcal y capitalista, por eso como feministas socialistas peleamos por un mundo sin opresión ni explotación”. Y agregaron: “Este contexto de ajuste marcado por el FMI, golpea fuertemente a las mujeres, disidencias trabajadoras y pobres, a costa de precarizar nuestras vidas”. 

Dentro del informe Mumulá destacó que el 51 por ciento de las víctimas son mujeres de entre 19 y 40 años, el 24 por ciento tienen de 41 a 60 años y el 9 por ciento eran personas mayores de 60 años.

En cuanto a las infancias, explicaron que «el 46 por ciento de los femicidios fueron vinculados». Y a su vez, enfatizaron: “Niños y niñas son asesinados para causar dolor y culpa irreparable a sus madres o por encontrarse en la línea de fuego de los femicidas”. 

Sobre los avances en políticas de género, Victoria Aguirre, referente de la agrupación, argumentó: “En materia de derechos hubo un avance, pero los derechos sin presupuesto son difíciles de ejercer. Falta información y comunicación sobre estos derechos conseguidos y en muchos lugares del país no se implementan las leyes más importantes”. 

Deja un comentario