Comenzó la investigación judicial en Villa Huinid y se conoció que había una orden de parar la obra que habría originado el alud

Lo ocurrido en el Hotel Villa Huinid de Bariloche con el saldo de tres personas fallecidas ya dio lugar a la investigación para tratar de determinar cuáles fueron las causas y los posibles responsables del alud. Desde la Fiscalía ya anticiparon que hay mucho trabajo por hacer, sobre todo luego de salir a la luz gracias a una investigación de Bariloche2000 sobre la orden municipal de parar la obra que se realizaba en el lugar.

Foto: Gentileza

Fuentes judiciales explicaron que la fiscalía empezó con la recolección de toda la información disponible en relación al dramático suceso en el que murieron los turistas uruguayos Gerardo Casella, su esposa Alba González Giovanelli y Víctor González Giovanelli.

Los tres fueron atrapados por el desplazamiento de casi un centenar de toneladas de barro y piedras, que irrumpió con furia en las habitaciones donde las víctimas descansaban. Solo Ana María Marturet Garcés, que estaba casada con Víctor, sobrevivió.

En las últimas horas se conoció que la nueva obra que se emplazó en el centro del complejo no contaba con autorización del municipio para seguir avanzando. En esa zona, que ya contaba con una platea y un obrador, fue donde cedieron los gaviones y el suelo ganado sobre la ladera se desmoronó, arrastró piedras y árboles hacia el hotel Bustillo ocasionando la muerte de los turistas uruguayos.

El medio Bariloche2000 sacó a la luz que este trágico desenlace forma parte de una historia que comienza varios años atrás, con un objetivo distinto y condiciones que fueron sufriendo ajustes desde la presentación del proyecto en el año 2013. Por alguna razón, la idea de un salón de usos múltiples para organizar eventos y convenciones frente al Nahuel Huapi se transformó en una serie departamentos para sumar pasajeros. Pero el cambio no fue informado.

La maniobra que se realizaba en el predio de casi dos hectáreas recién fue descubierta el mediodía del 25 de octubre de 2021, según consta en el acta del Departamento de Obras Particulares a la que pudo acceder este medio. Una inspección, que surgió a partir de la renuncia presentada por el arquitecto Carlos Arbetman, permitió constatar que la “obra de ampliación” no respondía a lo que se había aprobado en el expediente 348/2013.

Según aquel documento, para ese entonces se verificó la extracción de 4.000m3 de tierra y que se habían usado 2.000m3 para relleno. Se detalló que se había avanzado con el “engavionado”, que la empresa constructora había asentado una platea de fundación de 1.900m2, el izado de 28 columnas metálicas y la apertura de un nuevo camino. Por todo esto los inspectores habían rechazado la renuncia del arquitecto y ordenado paralizar los trabajos “bajo apercibimiento de ley”.

Es así como un proceso administrativo, mediante el cual un profesional anuncia que deja de estar a cargo de un proyecto para que otro lo reemplace sacó a la luz un proyecto totalmente distinto al que se había planteado nueve años atrás.

Este documento, que tomó especial relevancia en las últimas horas y que ya está en manos del Ministerio Público Fiscal, es tan solo una hoja de un expediente que comienza décadas atrás con la firma All Flags SA imaginando un hotel cinco estrellas en un predio en el que destacaba un bosque añejo. Todo inició en 1998 y continuó en los años siguientes con ampliaciones que permitieron la construcción de cabañas, un segundo hotel y un salón para eventos.

El jefe de Gabinete municipal, Marcos Barberis, sumó a comienzos de año el área de Desarrollo Urbano entre las oficinas a su cargo. Horas después del hallazgo de las dos últimas víctimas fatales ratificó que los inspectores observaron que lo construido no coincidía con los planos aprobados para el inicio de una obra de 900m2 que luego pasó a más de 3.000m2.

Explicó que una vez lograda la autorización municipal, el propietario no tiene la obligación de informar el momento en el que empieza a construir pero debe respetar el esquema presentado previamente. Ese fue el motivo por el que no se aprobó la obra y se requirió actualizar el expediente original, con cálculos y documentación que certificaran el cumplimiento de la normativa vigente.

Barberis dijo que tras la orden de paralizar las tareas, la comuna continuó con un seguimiento a través de los inspectores y que la orden se cumplió hasta febrero de este año. La siguiente novedad llegó de la mano de un alud de barro, piedras y árboles que causó conmoción en todo el país.

El funcionario confió a Bariloche2000 que desde el municipio se envió la documentación del proyecto Villa Huinid a la Justicia para que se corrobore la situación actual aunque reconoció que “se nota un grado de avance pero no sabemos en qué medida”.

Barberis comentó además que tras el alud se mantuvo en contacto con el propietario del complejo hotelero, quienes ayudaron con los traslados de los familiares de las víctimas, y se apoyó en que “definirá la justicia la responsabilidad de cada uno”.

Deja un comentario