Arribó a la ciudad el doctor Agustín Sidiropulos, especialista en glaucoma, para brindar sus servicios a la comunidad sanmartinense

El oftalmólogo Agustín Sidiropulos comenzó esta semana a formar parte del equipo de profesionales del Centro Médico los Andes. Es especialista en glaucoma y cataratas, docente, instructor de residentes y cirujano ocular. Con vocación de atención social y experiencia hospitalaria, ahora atiende en nuestra ciudad.

Foto: Leo Casanova

Agustín es egresado de la UBA, con diploma de honor y residencia realizada en uno de los mejores hospitales oftalmológicos del país, el Instituto Pedro Lagleyze. Luego de haber construido una formación sólida en oftalmología general, se especializó en glaucoma y cataratas, dos patologías muy comunes que requieren un abordaje crónico, siendo las dos primeras causas de ceguera a nivel mundial. Es por esto que la relación con los pacientes es muy estrecha, con mucha empatía puesta en abordar los síntomas y mejorar la calidad de vida.

Con 6 años de experiencia como especialista, el Dr. Sidiropulos decidió hacer un cambio de vida y trasladarse a estos lares junto a su esposa, quien también es médica. “Conocíamos la ciudad, tenemos familia y amigos viviendo acá, y quisimos apostar a un estilo de vida más en contacto con la naturaleza”, comenta. En paralelo a su labor de consultorio y de quirófano, Agustín mantiene sus tareas docentes y de instrucción a residentes, un área de trabajo que disfruta mucho.

Foto: Leo Casanova

“Me entusiasma mucho empezar a trabajar aquí, en el Centro Médico Los Andes, porque tiene un muy buen nivel, tanto de profesionales como de equipamiento, con la posibilidad de tener centrado en un mismo lugar la tarea de consultorio y de quirófano”, explica Sidiropulos, quien atiende los martes y jueves de 9 a 19hs y los miércoles, de 15 a 19 hs, utilizando esa misma mañana para realizar cirugías. Los turnos se pueden gestionar directamente con el centro médico, aunque el doctor aclara que atiende también a demanda espontánea.      

Fotos: Leo Casanova.

Deja un comentario