El sanmartinense Pablo Saad sigue dando vueltas al mundo en su velero

Sin dudas, Pablo Saad es uno de los grandes deportistas sanmartinenses y de los más destacados navegantes de Argentina, si se tiene en cuenta que ha dado la vuelta al mundo en sus veleros, a veces acompañado y otras muchas navegando solo. Más allá de haber conocido continentes, islas paradisíacas, océanos, mares y las más diversas culturas, tiene como hito en su carrera de navegante haber sido uno de los pocos en cruzar el Océano Glacial Ártico, desde el Atlántico al Pacífico, por el Paso del Noroeste, para llegar luego de atravesar los más temibles glaciares a Alaska.

En Langkawi, isla del norte de Malasia, próxima a Tailandia, pasó días atrás su cumpleaños número 54 y entró en contacto con nosotros. Estuvo una semana en esta isla, que tiene su puerto libre, por lo que muchos navegantes que llegan ahí -nos cuenta Pablo Saad-, aprovechan a recibir pedidos, la mayoría repuestos para arreglar sus barcos, y hacerles las reparaciones correspondientes antes de continuar viaje. 

“Desde Langkawi algunos continúan su navegación hacia abajo, y otros, como yo, elijen subir apenas un poquito para pasar por el norte de la isla de Sumatra, y después empezar el cruce del Océano Índico, desde Asia a África”, explica Pablo, quien se aprestaba para zarpar una vez más. Agrega: “Será una navegación larga, cuyo destino final es Kenia, previo pasar por Maldivas, Seichelles, Madagascar y hacer una parada en Tanzania para conocer su interior”. En Kenia dejaría su embarcación en puerto para volver a fin de año hacia Argentina y pasar el verano nuevamente en San Martín de los Andes.

Entrevistado por RSM para un suplemento aniversario de esta ciudad, en cuyo lago Lácar aprendió a navegar y donde se subió por primera vez a un velero, Pablo confesó: “Cuando conocí el mar para mí también era sólo eso. Una línea y el desconocimiento de lo que había más allá de esa línea. Para mí hoy el mar es una oportunidad. Lo veo como una puerta que me puede llevar a un lugar donde conocer gente, distintos territorios, donde puedo vivir experiencias dentro de una actividad que disfruto mucho”.

Luego continuó: “Me gusta el encuentro con uno mismo cuando navegás en solitario. Me gusta el encuentro con el otro cuando la navegación es compartida, porque es un momento de mucha intimidad y es una conversación diferente a la de la cotidianidad. Y sobre todo me gusta el encuentro con otros navegantes cuando arribás a un puerto. No navego solo para navegar. Lo hago para llegar a un lugar, para encontrarme con alguien, para conocer esas historias”. Y Pablo Saad se encarga cada año, con cada nuevo viaje, de satisfacer ese deseo descubriendo nuevos rincones del planeta que contienen una tremenda belleza y una increíble riqueza cultural. 

1 Comment on El sanmartinense Pablo Saad sigue dando vueltas al mundo en su velero

  1. Mi admiración por quien lleva adelante sus sueños. Mi grato recuerdo de SM, su maravilloso entorno y su gente.

Deja un comentario