Quila Quina, el paseo ideal en cualquier época del año que visites San Martín de los Andes

No importa la época del año en la que visites San Martín de los Andes, siempre vas a encontrar un sinfín de oportunidades para disfrutar de la naturaleza que rodea esta bella ciudad cordillerana. Para aquellos que quieran recorrer y pasear en familia les traemos una salida que no se pueden perder. 

Foto Naviera Lácar & Nonthue

Estamos hablando de Quila Quina una villa residencial ubicada a tan solo 18 kilómetros de la ciudad, sobre la margen sur del lago Lácar a la que se puede acceder en vehículo o con lancha. Esta última es una de esas experiencias que todo visitante y residente debe vivir, aunque sea una vez.  

Recorrer las aguas espejadas del lago Lácar, rodeado del imponente paisaje patagónico que en invierno se pintan de blanco, es algo que no te vas a olvidar.  

El paseo dura alrededor de 30 minutos y parte desde la costanera de San Martín de los Andes. Durante la temporada de invierno hay excursiones diarias, pero hay que tener en cuenta las condiciones climatológicas. El horario de partida es a las 11:30 y el regreso puede ser a las 15:15 o 17:15 horas, dependiendo de la preferencia de los pasajeros. Las tarifas se pueden consultar en la página de la Naviera.

Cabe mencionar que, para ingresar al Parque, hay que abonar el cobro de acceso en el muelle antes de subir a la embarcación. Los tarifarios están disponibles en la casilla o se pueden consultar en las oficinas de Parque Nacional Lanín. Hay que tener en cuenta que los precios varían entre visitantes, residentes, jubilados y menores.  

Una vez en la lancha, el movimiento del agua acuna a los pasajeros que esperan ansiosos que comience el viaje. Durante el recorrido se puede observar la playa Catrite, la Islita, la Ruta de los Siete Lagos y el Cerro Abanico. Además del espejo de agua y las aves que sobrevuelan la embarcación. 

Si el día está lindo se puede disfrutar del paseo en la terraza de la lancha donde cientos de turistas al año, se sacan fotos para capturar la inmensidad que los rodea. Media hora después, esperan las playas, senderos y gastronomía de Quila Quina, una villa residencial donde hoy conviven las propiedades privadas y la propiedad comunitaria de la Comunidad Mapuche Curruhuinca, de ocupación ancestral.

Deja un comentario