Guillermo Ianniello y una pasión que devino en un servicio para la comunidad

Desde el 2015, el crítico y cinéfilo apasionado Guillermo Ianniello, viene llevando adelante el ciclo de cine a la gorra de los jueves en la Sala Gunther Blaas. En esta entrevista, RSM conversó con él para conocer cómo se gesta un ciclo de estas características y las novedades respecto a sus próximos libros sobre cine.

“Empecé mi idolatría por el cine de muy chico, en las proyecciones continuadas que se daban en esa época, y me enamoré de los policiales porque me causó mayor impacto su argumento”, empieza a decir Guillermo, en el living de su casa, cuando frente a él, en una mesita baja, descansa el manuscrito de su primer libro. “Está dedicado a la memoria de mi madre, Antonia, que me alentó el gusto por el buen cine. A papá no le gustaba, ni el cine ni el teatro, entonces ella me llevaba a mí de compañía. Sabía mucho porque veía mucho”, rememora.

Contador público de profesión, Guillermo se declara cinéfilo por vocación, y por pura pasión, hace 7 años decidió estudiar crítica de cine, para complementar y profundizar sus conocimientos, adquiridos de forma autodidacta. Tras recibirse, empezó a pensar formas de compartir esos saberes con la comunidad y que tuviera un beneficio social. Entre esa idea y la materialización del ciclo de cine a la gorra, hubo una serie de eventos que no hicieron más que colaborar.

“Tuve la suerte de conseguir la sala Gunther Blaas. En realidad, me la ofrecieron. Anteriormente, el doctor Bimo ofrecía un ciclo de proyecciones de documentales a la gorra, a beneficio de la Asociación Amigos del Museo Primeros Pobladores. Cuando él se retiró, la Asociación empezó a buscar quién pudiera hacer algo similar. Yo conocía personas en la cooperativa telefónica por haber sido su contador, y ellos sabían de mi vocación por el cine, mis conocimientos y mi colección de películas. Entonces hicieron de nexo, nos pusieron en contacto y fue así que me ofrecieron el espacio”, narra Guillermo, con mucha elocuencia, sobre el comienzo del ciclo, en 2015.

Durante la pandemia, las proyecciones se descontinuaron, y al regreso, Guillermo se hizo cargo personalmente del espacio, con la sala reservada a su nombre, por el deseo del Centro Cultural Cotesma de que se continúe con el ciclo. Entonces, el Club de Leones fue la asociación elegida para dirigir la gorra benéfica. “Es una entidad de servicio a la comunidad, que produce no desde la beneficencia sino desde la gestión con diversos medios y espacios”, recalca el crítico sobre esta elección.

La sala cuenta con 70 butacas y el ciclo de los jueves tiene un promedio sólido de 50 asistentes permanentes, una convocatoria más que destacable en un pueblo de estas dimensiones. “Yo voy permanentemente a otros clubs de cine y nunca hay tantas personas”, dice Ianniello. La explicación, sin duda, está en la comunidad que se fue gestando en estos seis años de sostener el espacio, y en la forma que tiene Guillermo de elegir las temáticas de cada mes. 

“Primero está la cuestión de buscar películas en alta definición. Yo las descargo y busco aparte los subtítulos, que luego coordino con las voces. Además, cada mes armo el afiche promocional con los títulos que se ofrecen y redacto la sinópsis de cada uno de ellos, con una crítica técnica, que luego envío por mail a 400 o 500 destinatarios”. Finalmente, cada jueves, el espacio inicia con un cine-debate de 40 minutos, desde las 20hs, con agenda de discusión libre. Luego, Guillermo procede a presentar la película de la noche, advirtiendo a los presentes de algunos detalles técnicos, para que sirvan de guía y poder disfrutar de una forma mucho más completa. 

“Una vez por mes, llevo cuatro opciones temáticas de ciclos, con sus películas ya seleccionadas, y las sometemos a votación. El mismo público elige con qué ciclo seguimos. Eso no ocurre en ningún otro cine club, y es re importante para saber qué quieren ver, qué disfrutan y qué no”, dice. 

Además de canalizar su pasión en estos ciclos de proyecciones a beneficio de la comunidad, Guillermo está finalizando la corrección de su primer libro sobre cine, titulado: “Enciclopedia bilingüe del cine policial”. El material abarca todos los aspectos de ese género cinematográfico, desde definiciones, orígenes, principales películas, directores, guionistas y actores hasta capítulos muy originales, como el dedicado a parejas célebres y remakes. “Se trata de un libro único, por ser bilingüe y un compendio muy completo”, explica. Además, ya se encuentra escribiendo su segundo libro, dedicado al cine en general, con explicaciones dirigidas al público en general.

La primera película que me emocionó en mi vida fue “Juntos hasta la muerte”, un western que me marcó en la infancia por tener un final muy emotivo. El final de una película es decisivo porque lo recordás por años y eso ya justifica haber visto la película”, dice Ianniello, y cierra con una sugerencia al público: “Vayan al cine. La única forma de ver una película es en una sala oscura, en donde no se pueda usar el celular y nadie interrumpa. Ver las películas en la televisión mata al cine”.

1 Comment on Guillermo Ianniello y una pasión que devino en un servicio para la comunidad

  1. Gracias Guillermo. Por tus comentarios en Radio Nacional comencé a ver cine de Italia y Francia, comedias increibles, de esas que los efectos especiales no existen, pero los guiones son maravillosos.

Deja un comentario